Terapia ocupacional en niños y niñas con SD

Octubre es el Mes de la Concientización del Síndrome de Down (SD). Es una oportunidad para dar a conocer en qué consiste una de las condiciones genéticas más comunes en el mundo, al igual que las capacidades y logros de muchas personas con este síndrome. Es muy probable que conozcas o hayas conocido a una persona con Síndrome de Down. Esto no es una enfermedad, sino una alteración genética en la que una persona nace con un cromosoma extra en el cromosoma 21, lo que causa dificultades en el desarrollo físico y mental del niño. Esta forma de SD se denomina trisomía 21. Cabe destacar que por esta razón, cada 21 de marzo es la fecha designada para celebrar el Día Mundial del Síndrome de Down. Existen otros dos tipos de Síndrome de Down: mosaicismo y translocación.
Algunos niños con SD son completamente saludables. Otros pueden presentar condiciones médicas como cardiopatías congénitas, hipertensión pulmonar, problemas visuales o auditivos, problemas en la tiroide, trastornos convulsivos, problemas respiratorios, problemas digestivos y obesidad. Afortunadamente, éstas pueden controlarse con el debido cuidado médico.


Estos niños tienden a compartir ciertos rasgos físicos como es la cara aplanada, ojos almendrados, orejas, manos y pies pequeños, cuello corto, flexibilidad excesiva, y protrusión lingual (lengua que sobresale). Otra de las características más comunes es el bajo tono muscular; médicamente conocido como hipotonía. Esto puede afectar el proceso de la alimentación, comunicación, desarrollo motor y en las habilidades básicas para cuidar de sí mismos, como es el comer, vestirse y aprender a usar el baño.
Por lo tanto, es esencial la intervención temprana dirigida a infantes de 0 a 3 años. Razón por lo que la terapia ocupacional juega un papel muy importante en el desarrollo de estos niños. Tanto el profesional de terapia ocupacional, de terapia física y del habla- lenguaje intervienen interdisciplinariamente con el niño. Su objetivo es promover un máximo desarrollo en cada etapa; respectivamente. La integración de los padres y sus familiares es clave en este proceso terapéutico.
Cada uno tiene la capacidad de aprender, desarrollar sus propias habilidades y destrezas a lo largo de la vida. A través de los años, es más frecuente verlos destacarse en diferentes campos laborales, del arte, empresariales y moda. Cada persona con Síndrome de Down es única y merece ser respetada e incluida en la sociedad.
Para más información puede escribir al Colegio de Profesionales de Terapia Ocupacional al siguiente correo electrónico: cptopr10@gmail.com o llamar lizavfonseca@hotmail.com.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Añasco celebra los 100 años de Doña Aída Rivera Carrillo

Cumplir años es motivo de celebración para cualquiera. Sin embargo, para Doña Aída Rivera Carrillo, residente del municipio de Añasco, el privilegio de soplar las […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: