Sonidos del deporte en tiempos de pandemia

La pandemia del coronavirus lo ha cambiado todo, hasta la forma de presenciar el deporte. La ausencia de público en los estadios ha hecho que en los lugares que se han desarrollado compromisos deportivos, las emociones se vivan de forma diferente. Aunque muchos extrañan estar en las gradas para ver de cerca a sus jugadores favoritos o presenciar una jugada histórica, la necesidad de quedarse en casa como medida preventiva ante el COVID-19 ha “sentado” a muchos que tradicionalmente acudían al estadio, a disfrutar del partido a través de los medios de comunicación. Para los fanáticos del fútbol, presenciar el desarrollo de la última fase de la Liga de Campeones de Europa sin público en las gradas fue algo totalmente inverosímil. El hecho fue un reflejo de lo que ha vivido el mundo por el COVID-19.
En Puerto Rico, los avances del Coronavirus no han permitido el regreso de competencias deportivas así sea sin público. Por el momento, aunque se espera que el Baloncesto Superior Nacional regrese en el modelo de una “burbuja”, los eventos deportivos con público estarían condicionados al momento en que la vacuna para el COVID-19 esté disponible o exista otra solución que permita evitar los contagios. Sin embargo, en otras latitudes del planeta, sí se han podido desarrollar encuentros deportivos sin público. Estos compromisos han permitido apreciar sonidos y ruidos que en otros tiempos los cánticos de los fanáticos en las gradas dificultaban escuchar.
En este contexto, recordamos el caso de la Liga española de Fútbol en donde Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, tras no participar en uno de los compromisos de la vuelta del confinamiento por acumulación de tarjetas amarillas, pudo comunicarse con sus compañeros en la cancha desde las gradas y expresarles las indicaciones y consejos para conquistar la victoria. Esta comunicación, que no hubiese sido posible con el público plenando las gradas de ese partido, ayudó a que los jugadores merengues conquistaran los 3 puntos gracias a la “ayuda” de su capitán.
Esta situación no solo se ha vivido en el fútbol sino también en otras disciplinas como en el baloncesto de la NBA, el cual se ha estado desarrollando en las últimas semanas en el modelo de una “Burbuja” en Orlando. Si bien es cierto, que nada supera la sensación de “estar ahí” y apoyar con todo el sonido de tu garganta a tu equipo favorito, muchos han tenido que conformarse con presenciar los sonidos del deporte desde los medios de comunicación.
Sin público, los sonidos de las jugadas como las caídas, choques entre jugadores y hasta el mismo toque y rebote de un balón se “disfrutan” y se viven de forma especial.
Para compensar la nostalgia por la ausencia del ruido de los fanáticos en los estadios que busca en muchos casos, motivar al equipo local a conseguir la victoria, o celebrar cada vez que se consigue una anotación, algunos equipos de diferentes disciplinas han optado por colocar sonidos grabados de sus aficionados en el sistema de parlantes interno del estadio.
La creatividad en estos tiempos de pandemia es única, y gracias a la tecnología, no todo se siente tan “vacío” como se imaginaba. Algunas organizaciones han llegado a colocar inclusive figuras de cartón en las gradas con fotos de aficionados para simular público, pero aunque los asientos aparenten estar ocupados, las voces y sonidos de los jugadores en el terreno de juego será lo que predomine y se escuche a través de los medios de comunicación.

¿Cómo manejar la situación?

El Dr. Daniel Martínez Ortiz, presidente de la Asociación de Psicología Deportiva de Puerto Rico, asegura que el hecho de no contar con fanáticos en los estadios representa “un arma de doble filo” para el deportista profesional. Martínez, indica que con un estadio repleto de fanáticos la presión puede ser muy grande y sólo los jugadores profesionales tienen la formación para vivir con esta experiencia, que dependiendo del compromiso puede ser muy intimidante con miles de gargantas clamando a favor o en contra de determinado equipo. La presión, sin público en las gradas, se traslada a recordar que todo está siendo grabado y transmitido por los medios. Sin público en las gradas, cualquier desliz por parte de los jugadores y su cuerpo técnico es más fácil de captarlo, analizarlo y generar un debate en torno a ello.
Martínez recomienda a los jugadores que tengan que participar de eventos sin público a saber adaptarse a las situaciones y tener una verdadera motivación sin importar que el público esté o no en las gradas apoyando o criticando sus acciones.
En un año 2020 en el que ha pasado de todo, las malas noticias parecieran ser lo que más abunda. Sin embargo, el deporte ha permitido mostrar un rayo de esperanza para mantener la ilusión y la sonrisa en las personas. Escuchar los sonidos naturales del mismo, nos muestra deportistas más humanos y nos acerca a los famosos en una experiencia deportiva y entretenida que nunca imaginamos vivir.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Petslike hace donativo de más de 14,000 libras en alimentos para mascotas

Gandhi dijo que “la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que se trata a sus animales”. […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: