Sin playa y sin saber por qué

Por Gladys Guerra Arcelay

No es sorpresa para nadie decir que la playa de Rincón se está erosionando a velocidades alarmantes, situación que se incrementó tras el paso del huracán María. Sin embargo, esta no es la única playa en el área oeste de la Isla que se está erosionando; todas lo están. Es por ello por lo que el profesor del Recinto Universitario de Mayagüez, Dr. Miguel Canals, en conjunto con agencias federales y estatales estarán haciendo un estudio de cómo se están moviendo las olas y el área en las playas de Rincón con distintos objetivos. Estudiar por qué están ocurriendo estos cambios en nuestras playas no solo puede evitar que la erosión siga a paso acelerado, sino también que se vean afectadas otras empresas y actividades relacionadas con el mar. Por ejemplo: la empresa turística, la pesca y la propia alimentación, entre otras. Lo que hace a Rincón diferente o un buen laboratorio de estudio, es que no se sabe por qué la arena que se va, no regresa. Es decir, las olas normalmente redistribuyen la arena. En el ciclo de movimiento de la ola la mayoría de las veces regresa la misma cantidad de arena que se movió. Pero, Canals comentó, que desde hace cinco años más o menos, se comenzó a notar una merma en la arena que regresaba a la playa de esta costa por lo que se marcó su rápida evolución.

Entonces, viene la preocupación: la Isla se queda sin playas. Sin embargo, no se puede precisar una razón específica, debería ser una multifactorial. Por ejemplo, las causas pueden variar desde el calentamiento global, las construcciones que se hacen en la orilla de la playa y el propio comportamiento de las personas hacia nuestros recursos naturales, entre otros. No obstante, Canals no se atrevió a ofrecer una respuesta precisa acerca de las causas porque se ha otorgado una subvención o “grant” de $3 millones por parte del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos y otras agencias federales para estudiar este fenómeno. El profesor de oceanografía indicó que el estudio debe terminarse en unos dos años. Mientras tanto, el experto recalca que todavía se está a tiempo para recuperar la playa si se vierte arena de otros sitios en la misma. Esa sería la solución adecuada si se quiere mantener la actividad turística de la zona como hasta ahora y la economía hotelera que mantiene la misma. Ahora bien, esta solución no es permanente, el relleno de arena si funciona puede durar hasta veinte años, dijo Canals.
Otra opción es construir una especie de rompeolas como el que se edificó en Aguadilla llamado Paseo de la Marina Real. El mismo limita el uso de la playa a los residentes, se puede utilizar la playa de otra manera turística y de alguna resuelve el problema de la escasez de arena.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.