Sin ayuda gubernamental ancianos que viven entre cuatro paredes

admin

Por: Taíra M. Barreto Canals
taira.barreto@upr.edu
perdiodicovision@gmail.com

Dos residentes del Municipio de Hatillo viven en un cuarto, a las afueras de la casa de una de sus hijas, en extremas condiciones, debido a que perdieron su casa para el huracán María.
Don Arcadio Sánchez Crespo y María Pérez González, comparte un pequeño espacio lleno de cajones, ropa, documentos, una cama y una nevera pequeña donde guardan agua, jugos, comida inmediata y sus medicamentos.
Doña María padece de cáncer de mama, es diabética, no tiene vesícula y padece de múltiples condiciones. A la madre de tres hijas se le extirpó hace unos meses el seno izquierdo y hoy intenta tomar sus medicamentos al pie de la letra, pero se le comienza a imposibilitar por los costos tan altos y las deudas de su tratamiento.
Hoy día viven en las afueras de la casa de una de sus hijas, quien les prestó un cuarto en el “laundry” para que se reestablecieran. Sin embargo, para llegar al baño se toman unos minutos, pues tienen que caminar hasta la casa para poder utilizar las facilidades adentro. Por tanto, en las madrugadas, se les hace muy difícil caminar hasta la casa, ya sea por la oscuridad o porque permanece cerrada por seguridad.
“No tenemos casa, no tenemos baño y ahora se nos daño el aire, pasamos calor y necesidad, en especial mi esposa que tiene todas estas condiciones. Hace poco fui al banco porque me cerraron las cuentas, ya que el dinero se nos ha ido en los medicamentos y estaban sobregiradas. Debemos una cantidad que es bien difícil de pagar y si no la pagamos pronto dejarán de ofrecerle el medicamento a mi esposa, esa fue la advertencia”, explicó Sánchez Crespo.
Los ancianos de 70 y 71 años tienen una deuda de $800 del medicamento de Doña María en contra el cáncer de seno para combatir una posible metástasis. A momento de conocer su condición se comenzó a atender en el Doctor Center de Manatí con medicina nuclear, entre otros.
Don Arcadio, también padece de sus condiciones, como la de un riñón de plástico que se le fue operado. El hombre asegura que, si no fuese por su hija, estuvieran en la calle, ya que solamente recibe $180 de pensión.
“Si no fuera por nuestra hija, estuviéramos en la calle, pero ella tiene muchos gastos y no puede siempre resolvernos. Ella tiene su familia y sabemos que también tiene sus compromisos”, añadió Don Arcadio. El cuarto en el que viven queda a las afueras por lo que los insectos como alacranes, han logrado entrar al lugar. Existe una mano ayuda dentro de todo, quien es Cándida Torres Medina, una mujer que se ha dedicado por más de treinta años al cuidado de sus “viejitos”, como cariñosamente les dice. A pesar de que Torres Medina hizo las movidas para hablar con la alcaldía, ellos los refirieron a Vivienda en donde informaron acerca de la situación, pero aun no han recibido ninguna ayuda o acercamiento por parte del gobierno municipal, ni central. “Llevo ayudando a los viejos desde hace mucho, hemos estado trabajando con todas las dificultades en especial la transportación. Los hemos llevado a hacer sus diligencias, a sus citas médicas, a la alcaldía de Hatillo y demás. Ellos necesitan su privacidad, un área cerca de facilidades como un baño, porque padecen de muchas condiciones como lo es el cáncer”, dijo Cándida Torres Medina.
Si desean ayudar a esta pareja pueden llamar al 787-669-3101 o depositar a la cuenta del Banco Popular 068402201.

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

Aumentos en las tarifas del Plan Vital, no garantiza su existencia en la isla

Por: Dayanara Godén Ramos periodicovision@gmail.com dayanaragoden@gmail.com La gobernadora Wanda Vázquez Garced, junto al secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado y a la directora ejecutiva interina de la Administración de Seguros […]

Suscríbete

%d bloggers like this: