Satisfecha con aprobación del proyecto sobre aborto

Por: Gladys Guerra Arcelay

A finales de la semana pasada se aprobó en el senado un proyecto controversial en la isla, nos referimos al P de la S (Proyecto del Senado) 950, que comúnmente se conoce como la ley del aborto. El mismo fue creado por la Senadora Nayda Venegas Brown. Periódico Visión pudo comunicarse con ella para aclarar ciertas dudas que puedan surgir al haberse aprobado dicho documento que tiene el potencial de convertirse en ley.
A juicio de la senadora, esta legislación es importante pues en la isla no había jurisprudencia propia que regule los protocolos para un aborto y esto puede perjudicar a las mujeres. La realidad es que en Puerto Rico el aborto es legal, gracias a la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos conocida como Roe VS. Wade, en la que se decidió que la mujer tiene derecho abortar libremente los primeros tres meses de embarazo, pero que el estado tendría un interés apremiante para someter legislación que trate la culminación de éste cuando comience el segundo trimestre de gestación.
Venegas Brown defendió su proyecto diciendo que no es uno que prohíba el aborto, sino más bien uno que lo regule y que informe a la mujer de la decisión que va a tomar. Un punto que ha molestado a las feministas o defensoras, es como se practica el aborto tal y como está, es que si el proyecto se convierte en ley la mujer tendría que ir dos veces al consultorio donde se practicaría el procedimiento.
En estos momentos la mujer puede ir o pedir una cita, hacerse el procedimiento ambulatorio y regresar a la casa.
Con esta medida el doctor o la clínica que practican el aborto tendrían que sentarse a hablar con la paciente y explicarle todas las opciones que tiene desde el aborto hasta la adición, examinar si no la están obligando a abortar y hacerle un sonograma. La información también debe incluir las consecuencias que tiene realizarse este procedimiento en la mujer: cambios en el estado de ánimo, posibilidad de infertilidad, etc.
Luego de darle esta información, la mujer tendría que esperar 48 horas para hacerse el procedimiento, en lo que se llamaría un aborto consentido. Además, debe producirse evidencia de que se cumplió con esos requisitos antes de que se pueda poner fin a la gestación.
La senadora fue muy enfática en que esta medida no prohíbe el aborto lo que hace es ponerle fin al negocio y el enriquecimiento que llevan a cabo unas clínicas que proporcionan estos procedimientos. Y proteger la salud de la mujer que va a practicarse el mismo.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.