RESPONSABILIDAD DE CHINA FRENTE A LA pandemia

Dr. Marcos A. Sequeira-Desde Argentina

Por estos tiempos, la confusión generada en materia médica y sanitaria a raíz de la pandemia, parece haberse trasladado al Derecho; ámbito donde, a diferencia del primero, las versiones son todavía disímiles. Sabemos que, más tarde, o más temprano, se descubrirá la vacuna para el COVID 19. Sin embargo, ignoramos la cuantía de los daños y si efectivamente disponemos de normas jurídicas que nos permitan intentar lograr alguna clase de reparación.

  Hay varios países que ya acudieron a la Justicia, en búsqueda de soluciones. Voy a tomar, para este análisis, el recurso legal presentado por Eric Schmitt, Fiscal General del Estado de Misuri, en Estados Unidos, bajo el convencimiento que constituye la más reciente de las acusaciones surgidas desde territorio estadounidense acerca del tema. La demanda solicita la reparación de daños, cuya magnitud no precisa. Se encuentra dirigida al Partido Comunista de China. Se los acusa de: Mentir al mundo sobre el peligro y la naturaleza contagiosa de COVID-19; Ocular y mentir sobre información crucial; Arrestar a denunciantes; Actuar en “desprecio deliberado, intencional e imprudente de los derechos del Estado y sus residentes”; Negar la transmisión entre humanos: Destruir investigación médica crucial; acaparar equipamiento de protección individual y, finalmente, que el COVID-19 ha hecho un daño irreparable a países de todo el globo, ocasionando enfermedad, muerte, perturbación en la economía y sufrimiento humano.

Analicemos ahora cual ha sido la respuesta del Gobierno de China .China calificó a esta demanda como “muy absurda”, agregando que “…la acción legal no tiene ninguna base fáctica y legal en absoluto” y finiquitando así: La demanda es “… maliciosa y contraria a los principios básicos de las leyes”. El portavoz de esta respuesta fue el Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, que ya anunció: su Gobierno la rechazaría “…sin más trámite”. 

Posibilidades de éxito de la demanda Desde mi humilde opinión, esta demanda no tiene ninguna posibilidad de prosperar. Por una simple razón: la ley estadounidense, bajo el principio de inmunidad soberana, prohíbe acciones judiciales contra gobiernos extranjeros. No coincido con la apreciación del Fiscal, en el sentido que la inmunidad soberana, que protege a las naciones de la acción civil, no aplica en este caso”. Es más, me resulta claro que se ha intentado superar este escollo, demandando al Partido Comunista -PCCh- (argumentando que no es formalmente un órgano del Estado chino). 

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

El eterno retorno

Claudio Raúl Cruz-Escritor Aunque el eterno retorno, del que queremos hablar, no es el del filósofo Friedrich Nietzsche; parece ser que el bipartidismo, y sus […]
%d bloggers like this: