Resilientes las aves en la zona norte del país

Por Viviana Tirado Mercado • Twitter: @VTiradoM

Tras el paso del huracán María, quedó evidenciado la importancia del Karso del Norte y el Caño Tiburones tanto para mitigar inundaciones como para la protección de las aves en Puerto Rico. De hecho, la Sociedad Ornitológica Puertorriqueña, Inc. (SOPI) realizó el estudio preliminar en enero de 2018 llamado “Estudio de evaluación de daños en las áreas importantes para las aves post María”, el cual reflejó que de las 10 áreas importantes para las aves (Abis, por sus siglas en inglés) las zonas con mayor diversidad y abundancia de aves fueron el Karso del Norte y Caño Tiburones.


Según la directora del comité de investigación científica de SOPI, Laura Fidalgo, las condiciones que permitieron que la población de aves no disminuyera fueron la adaptación a disturbios de las especies de aves que se encontraban en el área y la foresta de la zona.  “El Caño Tiburones, el Karso del Norte y el Este Central son área donde mayor hubo avistamientos de aves. Las aves que dominaron son generalistas y comunes y son especies que tienen alta tolerancia a perturbaciones”, dijo la bióloga.


En el caso de la zona norte, los pájaros que abundan por población son: la tórtola aliblanca, el mozambique y la reinita común.  La SOPI analizó 10 de las 20 zonas Abis que existen en Puerto Rico. En específico, analizaron las zonas de la Laguna Cartagena, las Salinas de Cabo Rojo, la Cordillera Central, el este Central, El Yunque, el Karso del Norte, el Caño Tiburones, Las Cucharillas en Cataño, Humacao y la Reserva de Maricao. De hecho, fue en esta última que se detectó una disminución de las aves. Específicamente, hubo una disminución en riqueza y abundancia de aves.  No obstante, Fidalgo comentó que para poder tener datos certeros sobre qué sucedió con las aves se necesitará más investigaciones y comparar lo datos obtenidos con información del pasado.


“Puede significar dos cosas: o que se necesita hacer evaluaciones en el área o hay que ver en los estudios pasado si, en efecto, Maricao ha tenido una tendencia de tener menor diversidad de especies”, señaló Fidalgo.
Además, informó que en total lograron visualizar 102 aves, de las cuales 24 eran aves migratorias.
“A pesar de los impactos de María, logramos ver un número estable de especies y de abundancia de esas especies. No buscábamos una en particular, sino apuntamos todas las que vimos”, detalló la experta.
Importancia del Caño Tiburones en las aves
“Es un refugio porque sirve de oasis porque provee agua y alimentos para aves terrestres y acuáticas”, dijo Fidalgo sobre cómo la Reserva Natural del Caño Tiburones acogió a las aves nativas.
Asimismo, dijo que al ser el Caño un estuarino, se pudo ver una alta densidad del gallinazo nativo. “Al ver esto, sabes que sirvió de refugio para aves acuáticas y otro tipo de aves”, explicó.


Las aves, un indicador ambiental
La capacidad de volar de las aves permite que sean un indicador ambiental, pues de detectar que el hábitat está contaminado o tiene algún factor amenazante, se trasladan.

Por tal razón, el encontrar números estables en las zonas del Karso y Caño Tiburones significa que la comunidad no sufre peligro inminente.
“Esos lugares son importantes para el humano. Las aves nos indican a nosotros cómo está ese hábitat. Si esta contaminado, ellas se van a ir y no verás aves como antes solías ver allí. Así que nos permite saber cómo está la salud de ese ecosistema”, explicó la directora del comité de investigación científica de SOPI. En el informe, se detectó también que los árboles de esa zona están bien adaptados a los huracanes.  Según la experta, los árboles mostraron buenos signos de supervivencia porque a pesar de que el más del 48% sufrieron daños por el huracán y el 61% perdieron todas sus hojas.  “Al hacer el estudio cuatro meses luego de María, vimos que el 90% de los árboles estaba retoñando”, acotó Fidalgo.
“Esto demuestra que esos árboles están adaptados a eventos como huracanes”.


Sin embargo, la comunidad científica cuestiona si por el cambio climático y los eventos atmosféricos frecuentes, la naturaleza pueda adaptarse rápidamente a los azotes, pues si antes pasaban huracanes intensas en ciertos intervalos de tiempo, ahora, la frecuencia puede dificultar la resiliencia de la naturaleza.  Es por esto que las dos recomendaciones que ofrece el estudio son: sembrar y plantar nativos y alimentar a las aves.
Al momento, SOPI planifica realizar un estudio más exhaustivo sobre cómo afecto el huracán María a las aves. No obstante, este estudio preliminar podría ser publicado pronto.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.