Rescatan y embellecen el velódromo de los Centroamericanos en Aguadilla

El velódromo de Aguadilla languidece ante la inacción municipal, administración encargada del mantenimiento de esta infraestructura deportiva, construida para celebrar los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2010.
El recinto deportivo, ubicado en el barrio Maleza Baja, luce lleno de escombros, grama sin recortar y basura sin recoger desde hace años.
Así lo ha denunciado un grupo de vecinos de la zona, quienes después de tratar de buscar la intermediación del área de Recreación y Deportes municipal, se han dado a la tarea de adecentar el espacio por su cuenta.
En conversación con este medio, una de sus impulsoras, María Gómez, relató el origen de la iniciativa. “Fuimos un día a caminar al área de la pista, y entonces a mi esposo se le ocurrió que podríamos limpiar el área”. En un primer momento trataron de acudir a los responsables municipales para solicitar ayuda en la tarea.


“Fuimos al municipio, nos dieron el nombre de Eliazer Medina, de Recreación y Deportes. Mi esposo habló con él, le dijo que tenían toda la maquinaria, pero ahí se quedó. Eso fue el 30 de septiembre”.
Por eso, ante la falta de respuesta, hicieron un llamado para buscar voluntarios y comenzaron a trabajar. Además, la empresa Tradewinds Mechanical donó un camión de basura para poder recoger todo el material vegetativo y los escombros, y así facilitar el trabajo. “El sábado fuimos y aparecimos como de 6 a 8 personas: recogimos clavos, tornillos y se limpió la pista. Nos da satisfacción, una niña vino y pudo correr de forma segura. Ahora los niños están dentro de las casas, los papás no tienen a dónde llevar a los niños, porque todo está cerrado, pero esto sería algo bueno, porque muchos tienen patines, bicicletas, etc., es un área `safe´ para ellos”.
María Gómez resaltó, además, que el velódromo fue construido para correr bicicleta, por lo que es un lugar perfecto para este tipo de actividad.
“Hay gente que no quiere correr en bicicleta en la carretera, porque es muy difícil, y quieren estar seguros. La pista está en buenas condiciones, pero hay que recoger los escombros, cortar la grama, hacerla sentir bonita. Tiene mucho que ofrecer para los que corren bicicleta, roller skate, etc.”
Aunque María y su esposo, José “Tony” Centeno, viven en Maryland, vienen a Aguadilla cada 3 o 4 meses, y por eso quieren contribuir con la comunidad. “Nosotros tenemos un apartamento en Puerta del Mar, pero vivimos en Maryland. Cada vez que venimos a Aguadilla queremos hacer algo por la comunidad. Nos preocupa que se tire basura, o que el espacio público no se pueda utilizar. Ya limpiamos la estatua de Colón en el parque Colón, y hemos pasado tiempo limpiando la playa. Somos personas de ayudar y dar la mano a la comunidad”.
El velódromo de Aguadilla es uno de los tres principales velódromos en Puerto Rico, siendo los otros los del Country Club y el de Coamo. Tiene capacidad para 600 espectadores y fue construido en los terrenos que antes ocupaba la base aérea de Ramey.
El espacio fue subsede de los eventos de ciclismo en los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe.​ Tuvo un costo aproximado de 2,4 millones de dólares.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Instituciones camuyanas reciben más de $400,000 en donativos legislativos y municipales

En esta semana pasada se realizó la entrega de los donativos aprobados tanto por la Comisión Especial Conjunta de Fondos Legislativos como por el Gobierno […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: