Renuentes a declarar epidemia de influenza

Por: Gladys Guerra Arcelay

En entrevista con el Periódico Visión la sub secretaria del Departamento de Salud, Concepción Quiñones de Longo, aseguró que los niveles de casos reportados en la Isla de pacientes con el virus de la influenza están en el umbral de las expectativas y por ello no se declarará una epidemia de este virus en la isla. Esto a pesar de que en Estados Unidos el CDC (Centro para el Control de las Enfermedades, por sus siglas en inglés) ha declarado la epidemia en unos 40 estados y ha aceptado el incremento en casos en otros ocho, Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

“Una cosa que quiero quede clara es que nosotros cuando decidimos si hay epidemia o no lo hacemos a base de casos reportados”, explicó la doctora. A preguntas de si los números de casos pueden ser más altos, ya que los doctores particulares ven pacientes en su oficina a los que se les diagnostica con algún tipo de influenza, Quiñones de Longo admitió que los doctores tienen una preocupación genuina, pero no harán caso a las peticiones de estos doctores para declarar la epidemia de influenza.
La razón para la renuencia son los números estadísticos: “Quiero que quede claro, que todo el mundo entienda, que nosotros reportamos epidemias con estadísticas que tenemos a mano. O sea, son los casos reportados. Yo no puedo contar gente que yo no sé si existe o no. Si a mí no me reportan un caso, para mí no existe”, explicó la funcionaria refiréndose a los casos que atienden en oficinas particulares, pero que no se reportan al Departamento de Salud.

La preocupación principal de la clase médica ante los aumentos en los casos registrados de influenza se debe a que si no se declara la epidemia no se activan toda una serie de protocolos provistos por el CDC para atender estas situaciones. Estos protocolos incluyen vacunaciones, campañas de prevención y orientación sobre el contagio, además, de envío de materiales como pruebas y medicamentos que ayudan a combatir el virus una vez insertado en la comunidad.
Muchos médicos proyectan que la inacción del Departamento en este aspecto pueda llevar al país a tener una escases de pruebas y medicamentos que se utilizan con los potenciales pacientes y los ya diagnosticados.

En cuanto a la escasez de pruebas para detectar la enfermedad la experta dijo que sí hay una baja en el inventario de las mismas. Explicó que se debe a que la FDA (Agencia reguladora de Drogas y Alimentos, por sus siglas en inglés) recomendó cambiar la prueba que se utiliza por una que es más precisa en el diagnóstico. Al hacer el cambio, la demanda por esta prueba aumentó en los estados y por ello puede que haya pocas en existencia.

En cuanto a los medicamentos que se recetan para tratar a los pacientes que adquirieron la enfermedad, en específico el Tamiflu, dijo que este no es imprescindible para el tratamiento de las personas infectadas con el virus. Explicó que que la influenza al presentar un serie de síntomas se pueden utilizar tratamientos que traten las dolencias por separado.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *