Recuerda los mejores momentos de sus 99 años de vida

Por: Sheila G Matos Ramos / sheilamatosram@gmail.com

A pocos meses para cumplir un siglo de haber nacido, Manuel Andrés Pérez Sotomayor, abrió las puertas de su residencia al Periódico Visión para conversar sobre varias anécdotas de los mejores momentos de sus 99 años de vida.
Manolito, como le llaman sus amigos y familiares, es el único hijo varón, de Manuel Pérez y María Mercedes Sotomayor quienes procrearon tres hijos durante su matrimonio. Éste nació el día de San Andrés, un 30 de noviembre de 1919. Es por esto que, mi madre decía: “Dichoso mes, que entra con todos los santos y sale con San Andrés”.
“En el 1938, cuando terminé la escuela, mi padre me mandó a trabajar porque lo que se ganaba era un peso diario como guardia penal, pero yo siempre fui una persona bien disponible y eso fue lo que me ayudó a progresar”, recordó Pérez Sotomayor sobre su juventud.
En otra de sus vivencias, rememoró como conoció a Lucila Maíz Toro, oriunda de Cabo Rojo, con la que se casó en el 1940 y compartieron en matrimonio durante 67 años. Como fruto de esta relación procreó tres hijas que a su vez le han dado 13 nietos, 28 bisnietos y un tataranieto.
Testigo de muchos acontecimientos, algunos ya olvidados con el paso de los años, Manuel recordó que se desempeñó en diversos trabajos luego de regresar de la Segunda Guerra Mundial en 1945. Por ejemplo, fue director en la Hacienda Igualdad, dirigió el departamento de ornamentación panorámica y la guardia universitaria del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de donde se retiró en 1970.
En el 1963, por recomendación de un amigo, ingresó al Club de Leones de Mayagüez y hasta el presente participa de las diversas actividades que celebra la organización. Es por esto que Pérez Sotomayor se describe como “el miembro más viejo de todos los leones de Mayagüez”.
Actualmente, se desempeña como asambleísta municipal bajo la administración de José Guillermo Rodríguez. Durante su tiempo libre hace sus diligencias personalmente, le gusta participar de peleas de gallos, compartir con sus amigos y escribir.
A pesar de que viene de una familia longeva, sin lugar a dudas, son pocas las personas que logran alcanzar los 100 años de vida, y menos las que lo hacen con la lucidez que demuestra don Manuel Andrés Pérez Sotomayor, un hombre humilde, que ha construido una existencia llena de historia y se siente agradecido con la vida.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.