Preocupados por cortes de pensión

Por Gladys Guerra Arcelay

Mientras el pueblo sale a la calle para protestar por los ajustes de austeridad propuestos por el Plan Fiscal de la Junta de Supervisión Fiscal, otros que entienden menos de la situación, debido en gran medida al exceso de información sobre el asunto, viven con la preocupación de cómo sobrevivirán si los ajustes se ponen en efecto.

Entre estos se encuentra el grupo de jubilados en la Isla que se encuentran pillados en la situación, pues ya, en su mayoría, no están en condiciones de trabajar y de hacerlo no hay muchos trabajos que los reciban con los brazos abiertos. La Junta propone, que para aquellos que reciben más de $1,000 al mes en una pensión se les reduzca el 10% de la misma, se habla de quitar el bono de navidad y hasta se ha rumorado que se eliminará la aportación patronal que le hacen al plan médico de los retirados, servicios, que con probabilidad sean los más utilizados por los mismos.

Una persona jubilada, que no quiso identificarse, habló con el Periódico Visión y comentó que ella recibe $1,500 al mes en la pensión. Si en efecto se dan los recortes propuestos se quedaría con unos $250 menos al mes para poder cubrir los gastos mínimos. Pues le reducirían $150 al mes con el 10% y los $100 de aportación al plan médico. En este caso ella cotizó también para seguro social, por lo que lo poco que recibe lo utiliza para pagar el Medicare, pero el restante lo tendría que poner de su bolsillo y es un gasto que ella no tiene presupuestado porque la aportación patronal es un derecho que gano desde hace más de 20 años.

Perder el bono de Navidad, reconoce le hará daño, pero no le preocupa tanto como ver que su capacidad para adquirir bienes y servicios necesarios se verá perjudicada porque las cosas siguen subiendo de precio y la pensión bajará. No estamos hablando de gastos caprichosos ni de lujos. Más bien está preocupada por que sube el costo de la comida, de los medicamentos que tiene que utilizar y, además se suma la amenaza de un aumento en las tarifas de los servicios básicos.

Ya como está la situación, explicó esta persona, decidió trabajar un poco más en la empresa privada. Al principio aceptó el trabajo porque se retiro joven y no quería quedarse sola en su casa. Luego, se quedó por necesidad, pues con la crisis aumentaron los gastos, aunque se compre más o menos lo mismo todos los meses.

Ahora, se retira por que la edad y sus condiciones de salud así se lo piden, pero desde el año pasado, cuando anunciaron los cortes, ya ha aguantado tomar decisiones que afecten grandemente su presupuesto. Decisiones como, hacerle arreglos necesarios a la casa pues, prefiere guardar el dinero por si lo necesita para necesidades básicas, o cambiar su carro, que a pesar de que lo necesita no sabe si al final tendrá que devolverlo porque no podría hacer todos los pagos.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *