Perseverancia y paciencia deportiva en tiempos de COVID-19

Isaac López

La vida deportiva en tiempos de coronavirus es uno de los más grandes reflejos del impacto del COVID-19 en la sociedad tanto a nivel local como internacional. El aislamiento y la incertidumbre han sido dos de las principales consecuencias de la pandemia en las canchas y diferentes torneos del mundo. La perseverancia y la paciencia han sido la clave junto a otros factores para mantener el ánimo y el buen estado de forma en muchos deportistas que vieron truncados sus entrenamientos y la posibilidad de seguir practicando lo que más les apasionaba.

Las experiencias de Aury Cruz y Dayshalee Salamán, jugadoras boricuas de voleibol y baloncesto respectivamente,  son un vivo ejemplo de cómo a pesar de las restricciones y las pruebas de la vida, la motivación y las ganas por seguir luchando siguen intactas. 

Perseverancia en “las alturas”

La historia de Aury Cruz, jugadora de Voleibol de las Amazonas de Trujillo Alto es un reflejo de la perseverancia de muchas deportistas que han tenido que poner en pausa lo que más les apasiona a causa de la pandemia. Cruz, quien tiene un extenso historial como jugadora boricua del voleibol en el extranjero no oculta que todo esto genera ansiedad y frustración pues no se puede manejar una fecha clara para el reinicio del deporte. 

Aunque en el horizonte se vislumbre un posible regreso a las canchas a la par que se flexibilizan algunos sectores comerciales en la isla, la incertidumbre de no contar con una fecha clara para poder entrenar y saber cuándo se reanudarán las competencias es lo que más le preocupa a Cruz quien también dirige desde hace unos años unos campamentos para muchachas adolescentes en la isla en donde les enseña varios de los principios y elementos del voleibol. Cruz, señala que si el torneo regresara a finales de julio o comienzos de agosto estos campamentos que dirige su fundación no podrán realizarse este año. 

Esta destacada atleta de las alturas asevera que ha implementado una rutina de estiramiento en la casa y diversos ejercicios de fortalecimiento pero que como la mayoría no son la misma calidad de ejercicios que podría hacer si pudiera ir como antes a un gimnasio. Mientras sigue practicando y poniéndose en forma para cuando pueda volver a la acción estar en la mejor condición posible. 

Una de las anécdotas que Cruz recuerda en estos tiempos de cuarentena, es la del momento en que tuvo que ordenar por internet un producto para poder hacer estiramientos en el hogar. Debido a las circunstancias que se viven en el mundo por la pandemia, cruz se enteró de que recibiría en un mes lo que había ordenado. Esto la mantuvo un poco triste y ansiosa pues deseaba aprovechar cada día para mantenerse en forma. Sin embargo, su sorpresa fue grande cuando en solo tres días recibió lo que había pedido y desde entonces lo usa para seguir ajustando cada detalle muscular que le permita volver a las emociones del voleibol en la mejor condición. 

La motivación puesta en las olimpíadas

El caso de Dayshalee Salamán, jugadora de la selección nacional de baloncesto femenino es diferente a muchas de las historias de lucha y ansiedad de los deportistas en estos tiempos. Salamán, no solo tiene que lidiar con la ansiedad propia de los jugadores de élite al no poder entrenar como quisiera, sino que tiene que primero manejar con mucha paciencia la lesión que sufrió en la rodilla en el preolímpico de baloncesto.

La pandemia, irónicamente, ha jugado en favor de Dayshalee, una de las “cartas fuertes” de Puerto Rico que hicieron posible conseguir la histórica clasificación del baloncesto femenino a las olimpíadas de Tokio. Sin embargo, la lesión que sufriera esta destacada jugadora hizo pensar a muchos que si la máxima cita del deporte se celebraba este 2020 ella se perdería la competencia. Ahora, tras la postergación de las olimpíadas para el 2021, el sueño de Dayshalee por estar presente en Tokio y llegar lejos con Puerto Rico es su mayor motivación. 

Mientras espera que la situación mundial por el COVID-19 mejore, Dayshalee aprovecha cada momento que tiene para ir realizando algunas de las terapias que sus médicos le sugieren e ir evolucionando favorablemente de esa lesión de rodilla que le apartó de las canchas. 

Dayshalee, quien es jugadora de las Cangrejeras de Santurce en la Liga de Baloncesto boricua trata de mantenerse siempre positiva y anima a todos a seguir intentando cosas nuevas, no desmotivarse y adaptarse a lo que hay. Asegura que, aunque no sabe cuánto va a durar todo esto lo importante es no parar el trabajo, tratar de mejorar nuestro físico y dejarlo todo en las manos de Dios.

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

Desconocimiento de la ley ocasiona cierre de talleres de mecánica en hojalatería y pintura

Los mecánicos de la zona oeste de la isla se han convertido en el centro de una controversia que ha culminado con el cierre de […]
%d bloggers like this: