Partos en tiempos de COVID-19


La llegada al mundo de Grace Emille ha llenado de amor y alegría a Caroline Maldonado junto a su esposo Emmanuel Colón.

La lucha por traer a un ser humano al mundo nunca es tarea fácil. En tiempos de Coronavirus esta experiencia se complica mucho más. La gesta por darle la bienvenida al mundo a los bebés mantiene a muchas personas trabajando en procurar darle la mayor garantía de salud posible a los padres y al nuevo ser. La historia del nacimiento de Grace Emille Colón Maldonado, quien nació sin problemas el 24 de abril de este año, es una prueba de ello.

Caroline Maldonado y su esposo Emmanuel Colón esperaban con ansias a su bebé para finales de mayo. Sin embargo, el parto se adelantó y la niña nació a sus 35 semanas de gestación en el Mayagüez Medical Center, pesando 6 libras con 1 onza y midiendo 18 pulgadas. 

Tras las tensiones y angustias de toda mujer embarazada que se mantiene a la expectativa del gran día, la ansiedad de Caroline fue mayor sabiendo que su embarazo era de alto riesgo por tener más de 35 años. Además, la delicada situación que vive la isla por la pandemia del Coronavirus mantenían a Caroline y a Emmanuel con mucha preocupación, por lo que la presión arterial de ella comenzó a subir y el riesgo se incrementó.

La pandemia en la isla les impidió realizar un “Baby Shower”, evitando así que pudieran conseguir algunos de los productos requeridos para la bebé. Sin embargo, ante esta complicación no se amilanaron. Gracias a Dios el trabajo de Emmanuel y las finanzas de la familia no se han visto afectadas y pudieron obtener de una u otra forma los artículos que necesitaría su hija. 

Caroline recuerda que tras enterarse que se había reportado el primer caso de Coronavirus en el Mayagüez Medical Center, su preocupación aumentó pues no sabían los protocolos para evitar el contagio que tendría la institución. Sin embargo, tanto Caroline como Emmanuel aseguran que la atención que recibieron fue excelente y no tienen nada que reprochar. “Tenemos entendido por los mismos enfermeros y mi doctor que fui la primera mujer embarazada a la que se le practicó preventivamente la prueba del COVID-19 antes de comenzar el parto en dicho hospital. Me hicieron la prueba de sangre y la prueba nasal” asegura Caroline. Los médicos decidieron que le realizarían el parto por cesárea y gracias a Dios la bebé nació sin problemas. 

Tras superar tantos obstáculos con éxito, estos orgullosos padres no dudan en señalar que el significado del nombre de su hija sea: “Un favor inmerecido” (Grace) y “bondadosa” (Emille). “A pesar de los momentos de frustración y escasez al no tener todos los suministros que necesitábamos para ella, Dios ha sido bondadoso y nos ha provisto lo que necesitamos”, aseguran felices los padres. 

Parteras en tiempos de COVID-19

La labor de traer niños y niñas al mundo en tiempos de Coronavirus también la viven de cerca las parteras, las cuales además de ayudar a que la embarazada dé a luz en el hogar, también brindan apoyo a la madre durante las primeras semanas después del nacimiento. 

El proceso del parto en el hogar es una experiencia para la que no todas las mujeres cualifican por su condición de salud. Sin embargo, atender el parto en casa es una experiencia gratificante y enriquecedora. Así lo asegura Heidi Hernández, partera de Moca con muchos años de experiencia. Junto a todo un equipo de trabajo lidera la Fundación Casa Arjé, una organización que le ha permitido realizar grupos de apoyo a través de las redes sociales para asistir a las embarazadas y prepararlas no solo para el gran día sino para esa gran responsabilidad de ser madres. Estos grupos de apoyo no tienen ningún costo y han llegado a reunir hasta 60 personas aproximadamente, una actividad que ahora en tiempos de COVID-19 realizan dos veces al mes. 

Hernández asegura que en estos tiempos de pandemia el desafío de las parteras es mayor. “El tipo de cuidado que ofrece una partera es más individualizado, no es como el servicio que recibiría en un centro médico donde el número de pacientes es mayor” señala Hernández. También destaca que el trabajo de la partera va más allá del momento del nacimiento y que se trata más de las familias y de cómo el estilo de la salud impacta al parto. La reconocida partera de Moca asegura que en estos tiempos de COVID-19 han cumplido con todas las medidas de higiene para evitar la propagación del virus.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

LIBERTY OFRECE ACCESO ABIERTO A TVE, STAR Y CURIOSITYSTREAM

Liberty Puerto Rico continúa proveyendo a sus clientes acceso libre a más opciones de entretenimiento en inglés y español durante el cierre extendido. Desde hoy […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: