Orientan sobre terapias de conversión y la homosexualidad

Por: Sheila G Matos Ramos/ sheilamatosram@gmail.com

En el pasado la homosexualidad era considerada una enfermedad mental que debía ser tratada. Por esta razón, a principios del siglo XX, surgieron las terapias de conversión con la intención de modificar la orientación e identidad de género del paciente haciendo que se sintiera culpable de su preferencia sexual. “La terapia de conversión busca cambiar personas que tienen una orientación homosexual, como si hubiera algo que arreglar. Sabemos que este tratamiento utiliza la culpa y algunas técnicas donde crean ansiedad y pánico para desencadenar ansiedad, depresión y en algunos casos hasta el suicidio”, explicó la psicóloga clínica Yaritza Bartolomei Cotto.

“Sabemos que las personas de orientación homosexual reciben discrimen y estigma en nuestra sociedad. El propósito de la psicología es ayudar a las personas a resolver alguna situación conflictiva a nivel emocional o algún trastorno para procurar la mejor calidad de vida del paciente”, sostuvo la psicóloga de Migrant Health Center.

Desde 1970 esta situación fue resuelta en Puerto Rico y desde el 1990, la Organización Mundial de la Salud retiró la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. De acuerdo con Bartolomei Cotto, la mayoría de las personas que acuden a recibir este tipo de tratamiento lo hace impulsado por el rechazo familiar o social y la discriminación que todavía se vive hacia la comunidad LGBT. En la actualidad estas terapias son realizadas por organizaciones religiosas. En ocasiones se realizan con el consentimiento de los asistentes, pero muchas veces son disfrazadas de terapias psicológicas o de autoayuda. Las técnicas utilizadas incluyen: rezar oraciones, inyectar al paciente grandes cantidades de adrenalina y una vez que ésta le provocara un miedo extremo, proyectan imágenes de contenido homoerótico con el propósito de provocarle el rechazo a las mismas. También, utilizan la castración química, que consiste en el uso de inyecciones o la ingesta de medicamentos que disminuyan la producción de hormonas, disminuyendo de este modo la libido natural y en ocasiones, incluso, hacen uso de electrochoque.

“Las terapias reparativas buscan reparar algo, pero es que el ser homosexual no es nada que se tenga que reparar. Como psicóloga apoyo a que este tipo de tratamiento se ilegalice y exhorto a que todas las organizaciones en Puerto Rico a que se unan para defender los derechos de las personas y ofrecerle una vida digna” manifestó Bartolomei Cotto.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Suscríbete para recibir el Periódico cada Semana