Nutrición para amar tu corazón

Por: Rosa M. García Flores, chef y propietaria de Criolite, Corp.

¿Has escuchado el dicho popular “eres lo que comes”? Todo lo que nuestro cuerpo consume lo afecta de forma positiva o negativa. Si la alimentación es saludable nuestro cuerpo se nutre, se puede sanar o estabilizar, porque le estamos ofreciendo lo que necesita para funcionar a su máximo potencial y vitalidad.

Si padeces de alguna condición cardiovascular podrías transformar tu salud rechazando alimentos nocivos y seleccionando los adecuados que tengan la capacidad de prevenir, frenar y tal vez revertir algunos síntomas. Comparto contigo algunos consejos que debes tomar en cuenta a la hora de elegir tus alimentos en la cocina, de acuerdo con lo que requieren varias condiciones de salud muy comunes en Puerto Rico:

Colesterol. Debemos tener en cuenta que es necesario para la vida y la mayoría del colesterol lo fabrica nuestro propio cuerpo. Los productos que contienen grasas saturadas son nocivos y pueden ser hasta fatales para tu corazón. Los componentes de mayor influencia para aumentar el colesterol bueno (HDL) son las grasas monoinsaturadas de origen vegetal. Aumentan el colesterol bueno porque protegen el corazón y previenen la acumulación de grasa en las arterias. Estas grasas las encuentras en el aceite de oliva extra virgen, aguacate, aceite de uva, entre otros. Lo importante es consumirlas en las porciones adecuadas para que nutran tu corazón. Otras grasas buenas son las poliinsaturadas especialmente las que contienen Omega 3, 6 y 9, como el pescado, frutos secos, o aceites de semillas. Estas grasas ayudan a mejorar la función vascular y descienden la presión sanguínea.

Hipertensión. El peso apropiado y la hidratación correcta son importantes para combatir la hipertensión. Restringir en la dieta la cafeína y reducir la ingesta de sal son prácticas claves. Entre los alimentos que favorecen esta condición se encuentran el ajo, “blueberries”, semillas de linaza, ajo y limón. Si tomas algún diurético debes estar pendiente a reponer el potasio que puede perder tu cuerpo.

Diabetes. Hortalizas de color verde oscuro como la espinaca, el tomate, la batata pueden ser un excelente sustituto a la papa; fresas, china, limón, yogur griego sin frutas son recomendados. Controla o evita el alcohol (contiene altos niveles de azúcar, así como los carbohidratos simples y con altos contenidos de azúcares (como los productos de repostería). Por supuesto, no debemos olvidarnos de que es vital practicar actividad física, con el fin de mantener un correcto estado de salud y un peso dentro de los límites saludables.

Para la buena salud, no es conveniente saltar el alimento más importante del día: el desayuno. La palabra desayuno significa “culminar el ayuno”. A continuación, te comparto algunas recetas saludables de 350 calorías o menos, preparadas por la Lic. Mayra López Ortiz, nutricionista. ¡Dale amor a tu corazón!

Opción 1
½ taza de avena (leche 1% grasa)
1 huevo hervido
1 manzana mediana
6 oz café con leche (leche 1% grasa)
343 calorías

Opción 2
2 tostadas de pan integral de siete granos
1 cda mantequilla de maní o almendras
1 pera mediana
295 calorías

Opción 3
1 “bagel” pequeño
1 ½ cda de queso crema (bajo en grasa)
1 guineo pequeño
6 oz café con leche (leche 1% grasa)
295 calorías

Opción 4
1 pancake de 5” (leche 1% grasa)
1 oz de queso bajo en grasa
1 taza de fresas
6 oz café con leche (leche 1% grasa)
325 calorías

Opción 5
1 tostada de pan integral de siete granos
1 huevo en revoltillo con vegetales
4 oz jugo de china 100%
6 oz café con leche (leche 1% grasa)
325 calorías

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *