Nuevos mapas no tendrán gran impacto

Por: Gladys Guerra Arcelay

Para los profesores Aureliano Mercado del Departamento de Ciencias Marinas, y Ruperto Chaparro director del Programa Sea Grant, ambos del Recinto Universitario de Mayagüez los nuevos mapas de zonas inundables creados por la Junta de Planificación y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) no sirven para prepararnos para la próxima temporada de huracanes.

Mercado expresó que la razón principal para que estos mapas no funcionen es que los modelos que se utilizaron para construir estos nuevos documentos no contemplan la realidad oceanográfica de la isla. El profesor explicó que la metodología para hacer reajustar las zonas de inundación costera, en específico lo que se conocerá como la Zona Costera A no ayudará para que las personas puedan protegerse de las inundaciones, pues las agencias utilizaron la misma metodología que se aplica a las zonas costeras de Estados Unidos.

El primer problema es que las nuevas zonas costeras contemplan las inundaciones costeras partiendo de las aguas muertas. Las aguas muertas son aquellas que llegan por lluvia o cuando la ola ya rompió y se está dispersando por la playa o los terrenos. Sin embargo, para hacer un buen mapa de zonas costeras expuestas a daños lo que tiene que tomarse en cuenta es el oleaje y donde rompen las olas. Según explicó el experto durante el huracán y los eventos de marejadas del mes pasado fueron las olas rompientes las que causaron daños mayores, que las aguas muertas.

La gran diferencia, explicó Mercado, es que los Estados Unidos continentales tienen una buena plataforma costera. Es decir, que cuando la persona se adentra al mar la profundidad no es tanta, por lo que las olas tienen mucho espacio para romper y dispersarse. En el caso de Puerto Rico, la Isla no tiene una gran plataforma costera. Cunado se adentran en el mar hay bastante profundidad, lo que hace que las olas rompan demasiado cerca de las costas donde no hay espacio para que se dispersen, y ocasionen los daños que hemos visto.

Aunque la Junta de Planificación ya adoptó el uso de estos mapas, según se publicó en un rotativo del país para poder preparar planes de contingencia en las zonas inundables, los nuevos catastros no están aún disponibles para el público. Tampoco se consultó con expertos como Mercado o Chaparro ni ha llegado información de los mismos a los sitios pertinentes para poder analizados por expertos.

Lo que si llegó fue un comunicado de FEMA en el que se definen las nuevas zonas costeras. Como adelantamos, se incluyó la Zona Costera A, que es una especie de zona de amortiguación para que diluyan aguas muertas que pueden llegar de dos a cuatro pies. Con esta información Mercado lo que pudo concluir es que los daños que pueda ocasionar una marejada ciclónica en las playas pueden ser los mismos que ya vimos, pues la nueva zona puede quedar muy estrecha.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.