No es tiempo para lamentarse

Victor Corcoba Herrero – Desde España

No es tiempo para lamentarse, sino para reparar el daño hecho a ese universo armónico y fortalecerse en nuestras relaciones humanas, si en verdad queremos rehacernos y vivir.
En consecuencia, entiendo que ha llegado el momento de hacer presente la ecuanimidad y la entereza en nuestras propias existencias, que siempre son mejorables. La cuestión es poner empeño en nuestros hábitos, hacerlos más éticos y saludables, el no abusar de nada y en utilizar la moderación como norma, máxime en un momento en el que más de un millón de especies se hallan en riesgo de extinción, en parte por esa degradación, tanto en tierra como en mar, gestada como fruto de nuestra propia actividad humana.
Teniendo en cuenta las circunstancias actuales, no podemos obviar, además, que vivimos en un mundo donde la interdependencia se vuelve cada vez más conflictiva.
De esto tampoco hay que lamentarse, sí que hay que corregirse.
La humanidad requiere más unidad que nunca, al menos para definir y defender juntos, en un mundo cada vez más peligroso e impredecible, la supervivencia del linaje. Si con la pandemia de COVID-19 se ha puesto en evidencia la fragilidad de los eslabones de valor mundiales existente y la vulnerabilidad de los países, con la falta de acción común en ámbitos tan esenciales como la seguridad de una nación, también se genera un ambiente de inseguridad global verdaderamente preocupante.
Se requiere actuar y esforzarse por volverse piña, por rehacerse en familia, por repararse y restaurarse el corazón, por verse y mirarse el alma, que es, sin duda, la mejor recuperación para fortalecerse, pues si la pandemia nos está empujando hacia la peor recesión en décadas, nada está perdido cuando se impulsa con tesón la justicia social y se promueve en unión, hojas de ruta para un futuro centrado en el ser humano. Con lamentarnos nada se consigue.
Desde luego, resulta preciso actuar cuanto antes para aprovechar las oportunidades que la vida nos tiende y afrontar los retos a fin de construir un porvenir seguro para todos. Ese porvenir profesional, será el que ponga fin a la pobreza y no deje a nadie atrás, muriéndose en los lamentos.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

DEPARTAMENTO DE SALUD REPORTA 19 MUERTES POR EL COVID-19 EN PUERTO RICO EN UN MISMO DÍA

El Departamento de Salud de Puerto Rico reportó este miércoles 16 de septiembre 19 muertes adicionales por el coronavirus, lo que representa la cifra más […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: