Municipio de Barceloneta asumiría gastos de dos escuelas elementales

Por: Pamela Hernández Cabiya

¿Porqué cerrar la escuela de mi hijo (a)? ha resonado en los últimos meses, tras el recorte y ajustes en el presupuesto del Departamento de Educación.

En el municipio de Barceloneta, ha creado controversia; y es que la alcaldesa Wanda J. Soler convocó a padres que se verían afectados con dos cierres de escuelas elementales. Las intenciones fluctuaron en buscar alternativas para convencer a la secretaria del Depto. de Educación, Julia Keleher, de que sus escuelas están en perfecto estado y son prioritarias para algunos barrios o comunidades.

“En cuanto nos enteramos que teníamos un cierre de 2 escuelas en Barceloneta, quisimos escuchar el sentir de los padres. Obviamente, cada padre quería que sus hijos se mantuvieran en sus respectivas escuelas por la dinámica que se vive en ellas. Estas escuelas son más pequeñas, los niños están acostumbrados y es cerca de sus casas. Son padres de extrema pobreza y esas madres le es factible llegar a esas escuelas y verificar como están sus niños los mediodía”, mencionó Soler.

Es por esto que, la alcaldesa se lanzó a enviar una carta a la Secretaria, para no afectar las escuelas Gustín Balseiro, en la comunidad de Palmas Altas y la escuela Primitivo Marchán en la comunidad de Garrochales.
“Nosotros enviamos una carta a la Secretaria indicándole que estábamos en la disposición de asumir las responsabilidades para minimizarle los costos que ellos tienen con las escuelas en Barceloneta. Quiero asumir la responsabilidad del costo de agua, de luz y ayudar con el mantenimiento de estas escuelas. Así que, de esta manera quiero ayudar a liderar al Departamento de Educación con este gasto y verificar si está la posibilidad de que dejen estas escuelas abiertas”.

De igual manera, Soler recalcó que aunque no quiera considerar dejar abiertas las dos escuelas, al menos -una que se dejara en su poder para aumentar la matrícula unida y sufragar todos sus gastos-. “La realidad es que la carta se entregó el 18 de mayo al Departamento de Educación y está la evidencia de que la hicimos llegar. Aun así, logramos conseguir a Glorimar Falconi, ayudante de la secretaria del distrito de Manatí y tengo que señalar que ha estado en la disposición de ayudarnos. Ha sido el enlace con el Departamento de Educación”.

Hasta el momento, no se ha recibido comunicación para contestar la petición de la alcaldesa. Se añade que la Dra. Keleher indicó que se debería someter una propuesta por parte de ambas escuelas para desarrollar algún tipo de escuela especializada. La Gustín Balseiro se enfocó en el reciclaje y en el medio ambiente y la Primitivo Marchan se enfocó en la tecnología. Ambas propuestas fueron denegadas. “Necesitamos una contestación para esos padres”, sostuvo.

De igual manera, por parte de la administración municipal y por las directoras escolares, no se ha recibido razones contundentes del cierre de las escuelas elementales. Ya sea por baja matrícula o degeneración de la estructura, no se sabe. “¿Cuál es la razón que nos cierran las escuelas?, ninguna explicación al respecto. Simplemente llegó una carta diciendo que bajo su propuesta, las escuelas no cumplían con las exigencias establecidas. Nada más”.
Actualmente, se especula que ha sido por la matrícula. Ambas escuelas tienen alrededor de 100 estudiantes. No obstante, para el (2015-2016) la Gustín Balseiro, fue la única escuela con excelencia académica y con dos salones de autismo a tiempo completo; donde existe una población en particular. “Si el factor es económico, nosotros nos dispusimos ayudar”.

Por otro lado, nos comunicamos con una de las madres afectadas; Iris Cabrera la cual suplica que no le cierren la escuela de sus hijos. “Vivo a 5 minutos de la escuela. Para mí es un beneficio mantener a mis hijos cerca porque mi hija tiene la condición de autismo donde ni siquiera ella come en el comedor y voy yo todos los medio día a buscarla para que coma. La escuela la cerraron y ni siquiera se sabe por qué. Las estructuras están en buenas condiciones aunque la matrícula no sea tan alta. Nunca vi que alguien del Departamento de Educación haya llegado hasta allí a verificarla”, mencionó.

“Nos indicaron que iban a dar servicio de guagua para una escuela nada más. En ningún momento se dijo que los niños tuvieran otra alternativa. Básicamente la mayoría no va a la misma escuela. Los padres no quieren”, culminó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *