Moratoria no asegura a todas las playas

Taíra M. Barreto Canals

La ley de Moratoria de La ley de Moratoria de Construcción en la Zona Costera del país presentada por el Senador por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, puede que solo beneficie a las nuevas construcciones establecidas en un término de veinte años. El oceanógrafo Andres Romeu, quien dirige el esfuerzo “Salva Rincón” que está en contra de la construcción del Hoteles y Casinos propuestos, indicó que de la ley aprobarse debe acoger a todos los proyectos que ya se estaban evaluando para construcción en las costas del país. De no ser así “a nosotros no nos sirve de nada”, refiriéndose a luchas como: Salvemos a Playuela en Aguadilla, quienes ya tienen un comprador de terrenos y la construcción ya ha comenzado.
En la última vista pública del Proyecto del Senado 1122 contó con la participación de del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) (Oficina de Gerencia de Permisos), la Junta de Planificación (JP) y la Asociación de Constructores de Puerto Rico (ACPR).
El DRNA alegó que no se puede atender de una manera generalizada a las costas porque “en la zona costera convergen usos y terrenos de carácter público y privado, las residencias del 61 por ciento de la población y sobre el 70 por ciento de la actividad económica del país, todo en áreas vulnerables por ser terrenos potencialmente inundables por marejadas ciclónicas, oleaje o desborde de río. Sin embargo, es pertinente resaltar que la zona costanera no es una franja homogénea y entendemos que no debe atenderse, la situación, de forma generalizada”.
No obstante, el oceanógrafo mencionó que en Rincón la costa peligra por la erosión y existen edificios al borde de un colapso. Según un estudio por el Cuerpo de Ingenieros de Ejército de Estados Unidos en conjunto al Departamento de Recursos Naturales y el Recinto de la UPR en Mayagüez, más del sesenta por ciento de líneas costeras en la isla han sido afectadas por la erosión. La perdida de arena no solo afecta turísticamente sino también a la infraestructura y la conservación de los recursos naturales.
“En caso de Rincón hay mucha erosión y esto puede hacer peligrar a muchos edificios. Si no ganamos la batalla para que esta ley se apruebe, van a haber otras. Nosotros ya llevamos más de un año en esta lucha y seguiremos”, expresó Romeu.
De igual forma aseguró que la ley podrá ser favorable para dar un paso adelante a favor de la lucha ambiental y de las playas de Puerto Rico, pero que no han establecido seguridad a las playas que ya han sido “infectadas” por empresas privadas que pretenden construir.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.