Mi Opinión Política

Peter Muller

UNA MUERTE ANUNCIADA
El 25 de julio sirvió para dejar claramente establecida la pugna que existe en el partido popular, el cual está en peligro de extinción por falta de una ideología que defender o creer. El ala soberanista liderada por la comandante y jefe Carmen Yulín, anda provocando al actual liderato de Mr. Ley 54, Héctor Ferrer, al extremo de que anunció vistas por toda la isla para recoger el sentir de lo que queda del viejo liderato de ese partido.
Mr. Ley 54 decidió llamar a capítulo a la comandante Yulín, la cual tambaleó del primer azote que este le propinó. La comandante lució asustada y amedrentada ante el reto de Mr. Ley 54. Nada, parece que Carmen Yulín, nunca había escuchado el dicho pueblerino que no es lo mismo llamar el diablo que verlo venir. Además se le olvidó que la especialidad de Mr. Ley 54 es meterles las manos a las mujeres. Eso se lleva por dentro y es su manera natural de actual, así que cuidado Yulín que el tipo no se quiere para nada en su especialidad.
De todas maneras hay motín a bordo en el viejo, dividido y casi extinguido movimiento político que tuvo sus momentos de gloria bajo Muñoz Marín y que hoy carece de liderato, honestidad y unidad. Tal parece que se está menguando una nueva colectividad que recoja el sentir de los soberanistas o de aquellos que quieren negociar un nuevo pacto con los Estados Unidos que provea la tranquilidad de aquellos autonomistas que piensan que ya es hora de despegarnos un poco de la gran nación. Mientras tanto en el congreso, la casa blanca y los partidos nacionales (Demócratas y Republicanos), siguen tirando de lado a lado los resultados de los pasados dos plebiscitos donde resulto favorecida la Estadidad por un amplio margen. Esa gente no está en el “flow” de darle la Estadidad a ningún territorio por diferentes razones, principalmente partidistas porque los Republicanos piensan que nuestra isla y Washington D.C., serian estados demócratas y perderían el control del Congreso.
Así las cosas probablemente vamos a tener que esperar que el control del Congreso cambie para poder lograr nuestras aspiraciones de igualdad. Mientras tanto seguiremos comiendo plátano con leche y los que viven en los 50 estados sus buenos filetes con champaña. Buen provecho.


Charlie Hernández

ROBO EN EL MUNICIPIO
Entre los 78 municipios del país hay de todo… alcaldes buenos y malos, capaces e incapaces, honestos y deshonestos…en fín, de todo. Tristemente, el golpe que se fragua contra los municipios no va a hacer grandes distinciones entre los talentos de sus ejecutivos municipales. El impacto será sonoro y uniforme. Verán que en el proceso saldrá a la luz la incapacidad oculta de algunos que han pretendido crear la ilusión de que son unos eruditos de la gerencia pública. Es cuestión de tiempo pues nada detiene la inescapable sentencia del reloj.
Cuando el presupuesto del país se aprobó con el voto de todos los legisladores novoprogresistas, se asestó un golpe devastador a los municipios al eliminar $350 millones que les asignaba el gobierno central. Esos fondos compensaban las finanzas municipales por los servicios públicos que rendían estos y que eran una responsabilidad no atendida por el gobierno central. No eran una transferencia de mantengo municipal como se ha pretendido indicar. Así, por culpa de esa decisión del gobierno Rosselló y sus legisladores, obligaron a alcaldes a reducir jornadas laborales e imponer cargos adicionales a la ciudadanía para asimilar el golpe. Sin embargo, inconformes con el daño causado, han vuelto a la carga, cuchillo en mano, contra los municipios.
Ahora, la presente administración, nuevamente con el visto bueno de los legisladores del PNP que no nos representan, se apropió ilegalmente de fondos municipales que estaban depositados en el Banco Gubernamental de Fomento. Buscan usarlos descaradamente para el pago de sus deudas estatales con los bonistas del gobierno. ¡Así cualquiera! Como resultado, pretenden adueñarse de cientos de millones de dólares que no les corresponden pues son activos de los ciudadanos de cada municipio que hicieron sus correspondientes aportaciones contributivas y razonablemente esperan recibir a cambio diversos servicios públicos esenciales. En síntesis, buscan transferir a los atribulados municipios la crisis fiscal del gobierno de Puerto Rico. ¡Son unos irresponsables! Ante esta afrenta, la Alcaldesa de San Juan demandó al gobierno y a la Junta de Control Fiscal en defensa de los fondos de la gente de San Juan. Eso es lo que se espera de un líder municipal. ¿Qué alcalde podría consentir pasivamente al robo descarado de fondos municipales sin dar la batalla a nombre de su gente? No es momento para reírle las gracias o lanzarle flores a este gobierno mientras mata lo que queda de las finanzas municipales. ¡A la carga!


Luis Domenech Sepúlveda

EL ANEXIONISMO AL SERVICIO DEL CAPITALISMO DEPREDADOR
Como fiel creyente en la independencia de Puerto Rico bajo el modelo de gobierno socialdemócrata, no puedo menos que reconocer la importancia de un balance de fuerzas y voluntades entre el gobierno y la empresa privada para el desarrollo sostenido de nuestro país. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia favorecemos el envenenamiento del ambiente y la salud del pueblo a cambio de la prosperidad del capitalismo depredador de nuestros tiempos. Tampoco favorecemos la renuncia del gobierno a la prestación de servicios esenciales como son la salud, educación, seguridad, acueductos, energía eléctrica, carreteras, transporte y demás infraestructura de interés público. La claudicación del gobierno ante la presencia, influencia y el poder de los grandes intereses económicos a cambio de empleos transitorios mediante privilegios empresariales constituye realmente una infame política pública propia del neoliberalismo amoral de nuestros tiempos.
Ningún país puede desarrollarse a sí mismo a expensas de la salud, la calidad de vida y el medio ambiente que nos rodea. Es responsabilidad indelegable del gobierno proteger la flora, fauna, acuíferos, tierras y el aire que respiramos. La criminal explotación económica que por décadas hemos sido sometidos, sin importar la salud del pueblo, dicta mucho del sistema capitalista neoliberal en que vivimos. Ello equivale a haber condenado al pueblo a vivir al servicio incondicional del capitalismo en lugar del capitalismo al servicio del pueblo. Por supuesto, no podemos menos que condenar la más reciente demostración de complicidad, venta de influencias y abuso de poder del anexionismo colonial ante el depósito de cenizas tóxicas en los vertederos de Peñuelas y Humacao.
Ese brutal despliegue de policías contra los defensores del ambiente en Peñuelas confirma lo que por décadas el Partido Independentista Puertorriqueño ha venido denunciando: “ambos partidos coloniales, inmovilistas y anexionistas, se desempeñan como burdos lacayos y cabilderos al servicio del capitalismo depredador estadounidense a cambio de controlar y repartir el presupuesto colonial entre sus amigos del alma”. Conviene recordar que en la década de 1960 el PPD le entregó en bandeja de plata los permisos de uso a las petroquímicas de Cataño, Guayama, Guayanilla, Peñuelas y Yabucoa y desde entonces los daños respiratorios, cancerosos y ambientales han sido devastadores.
Ahora tenemos la Carbonera de Guayama multiplicando sus multimillonarias ganancias a cambio de unos cuantos empleos sin importar los estragos ambientales y el deterioro de la salud pública. De ahí la proliferación de enfermedades invasivas acompañadas del desplazamiento de nuestro comercio puertorriqueño ante la invasión de farmacias y megatiendas multinacionales para garantizar el regreso del dinero a manos del capital estadounidense.
Realmente, la complicidad del gobierno colonial a favor del criminal depósito de cenizas tóxicas en Peñuelas y Humacao constituye un verdadero acto de soberbia, tiranía y despotismo en contra del ambiente, la salud y la dignidad de los puertorriqueños. Todo ello para beneficio del capitalismo depredador del implacable colonizador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *