Mentalidad Colonizada

Por: Gabriel Rosado Negrón – Estudiante de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez

Los resultados del plebiscito llevado a cabo en las elecciones, fueron inesperados, ya que demostraron la falta del apoyo popular hacia la estadidad. El coloniaje y la desesperación para salir de él, nos ha hecho pensar que nuestro desarrollo económico, desarrollo social, y desarrollo político siempre será limitado. Esta implicación es parte del problema más grande que Puerto Rico sufre y es la mentalidad colonizada. No es nuestro tamaño geográfico, ni el clima que nos tiene a la deriva sino la posición con la que nos aproximamos ante los problemas. Según el artículo 4 de la Constitución de los Estados Unidos, el congreso tiene poder para implementar regulaciones y reglamentos respecto a sus territorios. Esta cláusula ya establece una postura de dominancia. ¿Que causa que Estados Unidos tome esta postura de dominancia ante sus territorios?
La simple contestación a esta pregunta es que Estados Unidos era una colonia. Esta se independizó de Inglaterra cuando poco a poco Inglaterra empezó a demostrar más injusticias y esta independencia creó un gran amor patrio que define su cultura y tradiciones.
Estas culturas y tradiciones que al colonizador le parece tan ilustres y ejemplares, se las implementan a los puertorriqueños a través de la americanización. Poco a poco el puertorriqueño es subordinado por estas tradiciones. Como cualquier otro poderoso, éste busca rellenar su personalidad y su vacío existencial con el dominado. La sociedad es el perfecto reflejo de la eficiencia del gobierno. El que un puertorriqueño llame a un policía, amigo de él, para que le erradique la multa del sistema es un efecto de la corrupción del gobierno. A través de la dependencia por el coloniaje que ha durado siglos, los puertorriqueños creamos una mentalidad de que sin ellos estaríamos peor. Ésto nos ciega ante las injusticias; glorificamos actos criminales que hacen los gobiernos, justificamos sus decisiones, y nos separan.
A nivel nacional ya tenemos un ejemplo de que podemos superar la mentalidad colonizada, el “verano del 19”. Indiferentemente del estatus que se desee para descolonizarnos, hay que unirnos, no justificar a los Estados Unidos, y hay que tener perseverancia.
La historia no predice el futuro, pero si nos da un ejemplo del desenlace del coloniaje. Si nos dejamos llevar por la historia de los Estados Unidos, nuestra identidad como puertorriqueños se fortalecerá, no soportaremos más injusticias, y un acto de rebelión ocurrirá. Así como ocurrió con la Revolución Francesa, Revolución Americana, Revolución Haitiana, Revolución Cubana, etc.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

¡Ojo con los niños y las redes sociales!

Por: Ryan Del Valle – Estudiante de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez Hace poco vi el documental “The Social Dilemma” en Netflix. […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: