Los negocios se reinventan para poder reabrir sus puertas

Reabrir las puertas de la economía no ha sido tan fácil como usar una varita mágica. La luz verde que muchos negocios recibieron el pasado 26 de mayo para reabrir sus puertas y volver a atender a la gente en sus instalaciones, ha estado llena de desafíos, algo para lo que muchos locales sin importar el servicio que ofrecen ya se venían preparando.

Sin embargo, cumplir con el distanciamiento social en espacios reducidos, proveerle seguridad al cliente y evidenciarles a las autoridades que se está cumpliendo con la ley no es tarea fácil.
El reto ha sido mayúsculo para muchos locales que por su poco espacio han tenido que ingeniárselas para establecer estructuras que limiten el contacto de los

clientes con el personal de las tiendas. Desde paneles transparentes similares a la estructura de un servi-carro, puntos de control de temperatura y “estaciones” de limpieza, entre otros, los negocios en la isla han estado cambiando para adaptarse a una nueva realidad comercial en tiempos de pandemia. La creatividad y la perseverancia boricua en este sentido se evidencia en las medidas que han estado tomando negocios de comida, vestido y hasta los salones de belleza.

Un salón de belleza preparado cambiar de “look” no tiene por qué ser una experiencia traumática o repleta de incertidumbres ante un inminente contagio del COVID-19. Vilmarie Brignoni, dueña del salón de belleza “Seductress Image Salon” en Moca puso en marcha toda una serie de normativas y protocolos para evitar el contagio y mantener el distanciamiento social. Además del uso de las mascarillas, las personas que visiten el local deben hacerlo por cita previa. Brignoni señaló que a todos los clientes que se les otorga un turno se les proporciona un video con las principales recomendaciones de higiene y prevención a seguir al momento de acudir a su cita, así como una publicidad digital con las indicaciones más importantes a seguir. Al momento de entrar al salón, los clientes reciben una limpieza en sus manos con “hand sanitizer” y se les toma la temperatura. Para pagar las personas lo hacen a través de una ventana. Brignoni destacó que tuvo que acomodar el espacio de su local, eliminando la sala de espera para poder colocar 12 sillas en total. Las 8 estilistas que laboran en este salón de belleza siguen las medidas de protección e higiene atendiendo al público de forma muy satisfactoria.

Un restaurante precavido

El sector de los restaurantes también afronta con mucha cautela y precaución la posibilidad de que los clientes visiten estas instalaciones comerciales. Cynthia Soto, representante de mercadeo de Aguadilla Premium Restaurants, asegura que los empleados de los 4 restaurantes de esta cadena en Aguadilla usan todas las medidas de protección a la hora de atender al público en los restaurantes. Desde que las personas llegan se les toman la temperatura y se les aplica material de limpieza como ‘hand sanitizer’ o desinfectante. Todas las medidas de seguridad han sido anunciadas a través de las redes sociales. Tras casi 10 años de presencia comercial en el oeste de la isla, este reconocido grupo de restaurantes ha sabido proteger a empleados y clientes para poder tener abiertas sus puertas y llevar los sabores de la gastronomía boricua a todos los comensales.

Vestidos al detal con precaución

El sector de la ropa y el vestido es uno de los que también han puesto todo su empeño y dedicación en garantizar que se sigan las normas de prevención y contagio del Coronavirus en sus negocios a la hora de recibir clientes.

Nómadas Boutique es un establecimiento en Aguada con más de 5 años de experiencia en el sector de trajes para novias y quinceañeras, entre otros trajes y vestidos formales. Este local ha establecido algunas normas y reglamentos para garantizar el distanciamiento social.

Grace Marie Méndez, gerente general de este negocio de trajes formales, señaló que la tienda ha establecido algunas normativas para poder recibir a los clientes en sus instalaciones. Entre las medidas que están tomando, destaca el sistema de cita previa para coordinar la atención y entrada de los clientes en el local. Además, del uso de las mascarillas en el local solo se permite entrar hasta un máximo de 2 personas. También al entrar se les limpia las manos y se les toma la temperatura.

Todas estas actividades son fundamentales para seguir ganándole la batalla al coronavirus en la isla y contribuir a que la economía del país no naufrague.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Comienzan las actividades de campo del Censo 2020

La Oficina del Censo en Puerto Rico reanudó la entrega de cuestionarios casa por casa con la invitación a participar del Censo 2020. Luego de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: