Lecciones de relaciones públicas a un año de la pandemia

Por: Aracelys Otero Torres – Relacionista

A un año de la pandemia la lección más grande que ésta nos deja a los relacionistas, en mi opinión, es valorar aún más las necesidades de las personas, qué cosas podemos hacer para ayudarlos y cómo nuestra experiencia en el campo aporta a esas necesidades. En una crisis lo más importante es establecer esa conexión con los clientes de manera inmediata. Esto se logra mediante la comunicación la cual sirve a dos grupos principales: los empleados y los clientes. La comunicación debe ser efectiva, fidedigna, así como rápida, centrada en informar y educar.
Los empleados son el mayor recurso de una empresa así que la empatía, el mantenerlos informados y que se sientan seguros es vital para lograr la continuidad en los ofrecimientos de servicios. Esta atmósfera de que sabemos lo que hacemos y que tenemos un plan para enfrentar la crisis es percibida por nuestros clientes quienes reconocerán en la marca una alternativa real para responder a sus necesidades.
Los relacionistas que trabajamos con el gobierno a diferencia de otros en el sector privado, vimos un aumento sustancial en nuestro trabajo. El gobierno se basa en ofrecer servicios, por tanto, nuestros esfuerzos se centraron en educar e informar. Recuerdo aquellos primeros días en que tuve que desarrollar estrategias en conjunto con los clientes para comunicar todos los cambios que experimentaba el gobierno. Entre ellos, cambios en los ofrecimientos de los servicios, medidas de seguridad y salubridad que se implementarían, cambios en la agenda de los trabajos delineados, paralización de lanzamientos de campañas de nuevos productos, entre otros. Mientras, de manera paralela, lidiábamos con aprender sobre lo novedoso del virus que atacó el mundo.
Durante esta pandemia otra de las lecciones aprendidas fue el uso de las redes sociales el cual cobró mayor relevancia. Recordemos los primeros meses cuando la mayoría de las personas alrededor del mundo tuvieron que permanecer en cuarentena. ¿Cómo buscaban información y servicios? A través del uso de las plataformas digitales. Esta herramienta nos permitió conocer las necesidades de las personas así como cuáles eran sus preocupaciones lo que redundó en desarrollar mensajes enmarcados en lo que las personas querían saber y cómo nuestra marca contribuía a esas necesidades. El desarrollo de contenido para las redes sociales fue fundamental para la sobrevivencia de la marca y para fortalecer la relación con los seguidores de las diferentes plataformas.
Por otra parte, las plataformas digitales demostraron su efectividad para realizar trabajos a distancia. Dado a las medidas de distanciamiento y salubridad muchas compañías tuvieron que flexibilizar sus demandas laborales para que los empleados trabajaran desde sus hogares. Vimos también un aumento en conferencias, reuniones, presentaciones a través de Zoom, Google Meets, Facetime, entre otras.
Estoy convencida que el trabajo a distancia llegó para quedarse.
A un año de la pandemia, las relaciones públicas demostraron su eficacia y efectividad mediante estrategias organizadas, coherentes, relevantes y enmarcadas en lo que dicen y esperan las personas de la marca que representamos. Estas permitieron la comunicación constante con los diferentes públicos. Además, demostraron que son la mejor inversión para garantizar la exposición positiva de la marca mientras reduce costos.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Estrategias para estimular el lenguaje en niños

Por: Vanessa Alvira – Relaciones Públicas y Comunicación Estratégica Últimamente he visto muchos padres y madres preocupados/as porque tienen hijos/as de 2 o 3 años […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: