“La leal Villa del Ojo de Agua”

admin

Por: Sheila G. Matos Ramos / sheilamatosram@gmail.com

El nombre de Aguadilla proviene de la palabra nativa guadilla o guadiya que significa jardín. Sin embargo, a esta ciudad se le conoce popularmente como “ La leal villa del ojo de agua”. En la actualidad, el territorio que comprende el municipio, fue parte original de Aguada, que se segregó alrededor de 1780 y fue para ese entonces que se fundó oficialmente.
La construcción de la iglesia parroquial y los trámites para independizarse del partido de Aguada y constituirse en partido independiente comenzaron en el 1775.

Este municipio, del área oeste de Puerto Rico, tiene una superficie de 35.3 millas cuadradas, y está compuesto por los barrios: Victoria, Palmar, Montaña, Guerrero, Corrales, Ceiba Alta, Ceiba Baja, Camaseyes, Caimital Alto, Caimital Bajo, Arenales, Aguacate, Borinquén, Maleza Alta y Maleza Baja. Originalmente, solo contaba con tres calles principales y una pequeña población. Se acomodaba en 58 casas que estaban situadas a lo largo de la orilla del mar, en un arenal, expuestas a que cualquier barco enemigo las destruyera, pues estaban indefensas. Desde sus inicios, Aguadilla se caracterizó por ser una ciudad agradable y pintoresca. Sus vecinos se dedicaban a la agricultura y el comercio. Además, el pueblo era famoso por la producción de chinas.

La población de Aguadilla continuó aumentando constantemente debido principalmente a su excelente puerto y una ubicación estratégica en la ruta de los barcos. En 1776, cuando República Dominicana llegó a ser independiente por primera vez, los leales a España emigraron a Puerto Rico, principalmente Aguadilla, lo que hizo que la población aumentara significativamente. La plaza central del municipio, ubica a solo pasos de la playa.

De esta manera, el pueblo es una franja que corre paralela al mar, en la falda de la montaña. Ésto le proporciona una característica peculiar a la zona, la cual es una cosmopolita, preparada para enfrentar los retos del siglo veintiuno, con todas las posibilidades de éxito con las que sueña una ciudad: Recursos naturales vastos y estratégicos, así como un aeropuerto internacional con una de las mayores pistas de aterrizaje en el Caribe y Centroamérica.

Como parte de su territorio, Aguadilla tiene diez cuevas, entre ellas: Las Golondrinas, San Carlos, Del Tubo y Honda. Su superficie tiene 36.6 millas cuadradas y tiene una población de 64,685 habitantes y posee una elevación máxima de 110.5 pies sobre el nivel del mar. El pueblo comparte con Aguada el río Culebrinas, que lo separa de esta ciudad hermana y que desemboca al mar en el Parque Colón. Tiene una quebrada, llamada Los Cedros, la cual nace en el barrio Guerrero y lo separa de Isabela. También, posee un canal principal de riego, que parte del lago Guajataca y llega hasta el este, donde se encuentra con el Ojo del Agua o Río Chiquito, en lo que se conoce como El Parterre.

En sus tierras inicia una cordillera de poca elevación conocida como Jaicoa. Sus puntos más elevados son los cerros Jiménez (728 pies o 222 metros) y Viñet (689 pies o 210 metros). Otras elevaciones menores son Las Animas, Herrera y El Vigía. Entre los accidentes geográficos costaneros principales se encuentran la Bahía de Aguadilla y las puntas Borinquen y La Agujereada.

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

Los mejores lugares para visitar

Por: Sheila G. Matos Ramos / sheilamatosram@gmail.com Su privilegiada localización, la diversidad en playas y su variedad de lugares turísticos, convierten al municipio Aguadilla en un destino de gran afluencia […]

Suscríbete

%d bloggers like this: