La batalla contra el cáncer comienza con la prevención

Si tan sólo usted hubiese venido antes, otro sería el diagnóstico. La frase anterior es pronunciada lamentablemente por muchos oncólogos en la isla y en el mundo en relación a la diferencia en un diagnóstico de cáncer que se hubiese dado si el ó la paciente hubiese realizado un chequeo con mucho tiempo antes del que realmente se hizo. Las consultas a un especialista, seguir sus consejos y una buena alimentación son algunos de los consejos más populares para ganarle la batalla al cáncer. En estos tiempos, en que en salud mayormente se habla del COVID-19, muchos han descuidado la prevención y el buen estilo de vida como herramientas fundamentales en la prevención del cáncer.
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, al menos un tercio de todos los casos de cáncer son prevenibles, otros investigadores sugieren que ese número podría ser mayor. En este sentido, la prevención provee la estrategia más costo-efectiva a largo plazo para el control del cáncer. Del mismo modo, no podemos olvidar que aspectos como la genética, el estilo de vida y el ambiente pueden aumentar o disminuir el riesgo de desarrollar cáncer.
Si bien es cierto que hay algunos tipos de cáncer que se producen por factores genéticos, existen muchos más que son producidos en parte por nuestro estilo de vida. Por eso, la prevención juega un papel tan importante en la lucha contra el cáncer.
El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante para prevenir la mortalidad por cáncer a nivel mundial. Se estima que el tabaco ocasiona el 22% de las muertes de cáncer por año. Según el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés), fumar es la causa principal de cáncer y de muerte por cáncer. Causa cánceres de pulmón, de esófago, de laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, hígado, páncreas, estómago, cérvix o cuello uterino, colon y recto, así como también leucemia mieloide aguda. En la isla, todos estos tipos de cáncer se encuentran entre los más comunes y los que causan mayor mortalidad.
Especialistas aseguran que comer una dieta saludable, tener actividad física y mantener un peso saludable puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer. Por lo tanto, realizar actividad física y mantener un peso saludable también pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer. Esto se debe a que se ha encontrado asociación entre el sobrepeso y la obesidad y varios tipos de cáncer como el de esófago, colorrectal, de mama, de endometrio y de riñón. Los métodos de prevención más efectivos contra el cáncer causados por agentes infecciosos son la vacunación y la prevención de infecciones. Ejemplos de estos agentes infecciosos son: el virus de papiloma humano, helicobacter pylori y los virus de hepatitis. Otras de las medidas para prevenir el cáncer son: Evitar la exposición excesiva al sol, utilizar protección solar y vestir ropa que protege del sol son medidas preventivas efectivas y recomendadas particularmente en ambientes como el nuestro.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Obesidad en las mascotas Uno de los problemas de salud de mayor amenaza en perros y gatos

La obesidad es uno de los problemas de salud de mayor amenaza entre perros y gatos. Según una encuesta clínica por el Association for Pet […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: