Indios de Mayaüez se quedaron sin flechas

Por: Lester Jiménez

El dirigente de los Indios de Mayagüez, José “Tony” Valentín, no pudo ocultar la frustración que sintió luego que su novena quedara eliminada en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente.

La tribu cayó, 2-1, frente a los Cangrejeros de Santurce en el partido de muerte súbita que le hubiera dado un boleto a la serie final frente a los Criollos de Caguas. Es la segunda ocasión seguida en que Mayagüez se despide del torneo sin ver acción en la serie de campeonato.

“Me duele. No me gusta perder ni de embuste. Ellos eran mejor peloteros para lo que hicieron. Las expectativas que tenía el equipo eran altas y no poder llegar a lo que deseaba, por lo menos, hasta la final, es doloroso”, dijo Valentín a Visión luego de repasar lo que fue la corta e intensa temporada invernal.

“La ofensiva nos afectó. No se bateó. Si no se hacen carreras, no se puede ganar. La ofensiva fue pésima todo el torno. No llegó el batazo oportuno”, agregó.

En efecto, Mayagüez apenas acumuló promedio de .217 y produjo 57 carreras en los 18 partidos que configuraron la temporada regular. Aun así, se las arreglaron para finalizar terceros y ganar el derecho de disputar el partido decisivo frente a los crustáceos.

Pero, tal como fue la constante durante todo el torneo, la ofensiva volvió a brillar por su ausencia, lo que le cotó el pase a la gran final.

“En el último juego apenas conectamos cuatro hits y logramos una carrera sucia. Así no se puede ganar”, señaló con evidente descontento.

Valentín, de paso, descartó que lo corto e intenso del torneo haya sido un factor, por entender que los cuatro equipos estaban bajo las mismas circunstancias. Tampoco sabe si la gerencia del equipo cuenta con él para la próxima temporada.

“Yo traté de buscar una reacción. Todos los días era un dolor de cabeza hacer el ‘line up’ tratando de mover jugadores a ver si reaccionábamos. No hubo un juego fácil, tranquilo. Traté de dirigir lo más agresivo que pude, pero tenía pistolas sin balas. No tenía con qué ripostar”, sentenció.

En el último partido, apenas cuatro hits y una carrera sucia.

Las expectativas fueron altas. No hubo un día fácil. Creo que solo un juego fue abierto. Todas las noches había que pensar mucho para mantenerse en el juego cerca. Todos los días eran dolores de cabeza. Yo sudaba más que los muchachos.

El dolor de cabeza de hacen line up a ver si encontraba la forma de que reaccionáramos, pero no me funcionó.

No se habló de eso. Él es consciente de que no fue fácil.

Para mí creo que el trabajo que hice fue a gusto. Traté de dirigir lo más agresivo que pude. Tenía pistolas sin balas. No tenía con qué ripostar.

Todo el mundo tenía las mismas reglas. Los viajes eran los mismos para todo el mundo. No hay excusa. 217 y 53 carreras producidas.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.