Incendios forestales en Camuy y Hatillo son provocados

Por: Taíra M. Barreto Canals

La pasada semana se registraron varios incendios forestales en los municipios de Camuy y Hatillo, posiblemente provocados por algún o varios individuos. Los fuegos recorrieron desde los montes cercanos a la carretera 486, esparciéndose a vegetación cerca de la carretera 119.
El sargento y agente investigador, Luis Orlando Ruiz, explicó que este tipo de fuego son típicos para esta época, conocida como cuaresma. Ésta es una sumamente seca y existen mayores posibilidades para que los incendios se esparzan por el factor viento y que continúen por el factor temperatura.
“Típicamente, la época de cuaresma es la más fuerte a nivel de fuegos forestales y crítica a nivel de la isla. En el caso de nosotros la zona noroeste se destaca mucho estos fuegos en el área de la costa. En este caso los fuegos recientes que nos han tocado en Camuy, no hay manera de que ocurran por combustión espontánea. Se pueden dar por factores importantes como, la acumulación de basura, carros chatarras que conserven combustibles o aceites y vidrios. Estos factores si pueden generar los fuegos, pero tiene que haber siempre un ente que lo inicia y usualmente es la mano del hombre”, explicó el encargado de la División de Bomberos de Camuy, sargento Ruíz.
Además, agregó que en ocasiones pueden ser provocados por el efecto invernadero, por la colilla de algún cigarrillo o por el simple hecho de personas que desean eliminar la mala vegetación que no establecen el factor viento y no tiene a la mano mecanismo para poder extinguir el fuego, tales como extintores o agua.
“Para poder detener el fuego estuvimos cuatro días de la semana pasada. Los fuegos forestales comenzaron desde la carretera 486 a partir de lo que viene siendo la entrada del Coliseo Daniel La Cobra Jiménez en el barrio Zanjas de Camuy, hasta la carretera 119 que se conecta en el barrio Puentes. La continuidad del fuego fue gracias a la temperatura de madera fuerte, (troncos de árbol), los cuales no tienden a apagarse fácilmente. El cambio de clima hizo que se avivara y el encargado de quemar más monte lo fue el factor viento”, indicó el bombero.
Las llamadas de quejas a la estación sobrepasaron los estándares, alrededor de 25 a 30 personas llamaban diariamente para quejarse de asma, problemas respiratorios, pacientes encamados, entre otros, a causa del fuerte olor y el humo. De hecho, el Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico trabajó mano a mano con una de las vaquerías del área para que el fuego no dañara lo que viene siendo la materia prima para su ganado. Otro de los grandes incendios forestales se dio frente a la carretera número dos en Hatillo.
“Casi siempre se originan ahí, en ese solar para esta temporada, aunque no quisiera mencionarlo, se dice que quienes inician este fuego son los ‘jueyeros’ (personas que se dedican a la caza de jueyes). El año pasado ambos municipios habían realizado una tala a vuelta redonda de manera preventiva, sin embargo, este año no ocurrió. Así que se nos hizo un poco más complicado apagarlo, porque los camiones no tienen la versatilidad de entrar a esos terrenos”, expresó Ruiz.
En el área norte, los pueblos con mayor incidencia en fuegos forestales lo son Vega Baja, Manatí y Barceloneta. En el Artículo 232- Incendio Forestal, Toda persona que incendie montes, sembrados, pastos, bosques o plantaciones ajenos, será sancionada con pena de reclusión, por un término fijo de tres años. El tribunal también podrá imponer la pena de restitución. Si media peligro para la vida, salud o integridad física de las personas, será sancionada con pena de reclusión por un termino fijo de ocho.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.