HHS OTORGA $8,550,688 PARA AMPLIAR LAS PRUEBAS DE COVID-19 EN LA ISLA

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS, por sus siglas en inglés) a través de la Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA, por sus siglas en inglés) otorgó $8,550,688 a 22 centros de salud en Puerto Rico, para ampliar las pruebas de COVID-19. Unos $583 millones fueron otorgados a 1,385 centros de salud financiados por HRSA en los 50 estados, el Distrito de Columbia y ocho territorios de EE.UU. para apoyar su capacidad de pruebas. Casi el 88 por ciento de los centros de salud financiados por HRSA informan que realizan pruebas a los pacientes, y más del 65 por ciento ofrece pruebas sin cita previa o autoevaluaciones. En la actualidad, los centros de salud ofrecen más de 100.000 pruebas semanales de COVID-19 en sus comunidades locales.

La financiación para los centros de salud es parte del Programa de Protección de Paycheck y la Ley de Mejora de la Atención de Salud, firmado por el presidente Donald Trump el 24 de abril. La legislación proporciona financiamiento para pequeñas empresas y personas afectadas financieramente por el COVID-19. Además, se ofrecen ayudas a hospitales, proveedores de salud, para una mayor capacidad de pruebas y así rastrear la propagación y el impacto del coronavirus. 

«Este nuevo financiamiento asegurado por el presidente Trump ampliará los centros de salud que están haciendo pruebas a los estadounidenses para COVID-19», dijo el secretario de HHS, Alex Azar. «Las pruebas generalizadas son un paso crítico en la reapertura de Estados Unidos, y los centros de salud son vitales para que las pruebas sean fácilmente accesibles, especialmente para las poblaciones desatendidas y minoritarias.Además, como los centros de salud pueden ayudar a notificar los contactos de los pacientes que dan positivo en las pruebas, seguirán desempeñando un papel importante en la cooperación con los departamentos de salud pública estatales y locales.»

Los centros de salud financiados por HRSA utilizarán esta financiación para ampliar la gama de actividades relacionadas con pruebas para atender mejor las necesidades de sus comunidades locales, incluida la compra de equipo de protección personal; capacitación del personal, divulgación, adquisición y administración de pruebas; servicios de laboratorio; notificación a los contactos identificados de los pacientes infectados del centro de salud de su exposición a COVID-19; y la ampliación de las capacidades de pruebas sin escalar o en marcha. 

«Los centros de salud son una primera línea de defensa, ya que están probando el coronavirus y prestando atención primaria de alta calidad a las poblaciones más vulnerables de nuestra nación.» dijo el administrador de SAR, Tom Engels. «En la lucha contra el COVID-19, debemos reunir todos nuestros recursos para mantener a los estadounidenses sanos y cuidar de los que se enferman”

Las inversiones se basan en los US$1.420 millones que HRSA ha otorgado a los centros de salud para abordar COVID-19, lo que elevará la inversión total de COVID-19 de la Administración Trump a casi US$2.000 millones.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

IGLESIA METODISTA NO ABRIRÁ TEMPLOS HASTA TENER UN PANORAMA CLARO SOBRE RASTREO

El reverendo Héctor F. Ortiz Vidal, obispo presidente de la Iglesia Metodista de Puerto Rico, expone su preocupación por las declaraciones de la Honorable Wanda […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: