¿Hasta dónde debemos llegar con el consumo de la información?

Por: Sheila G Matos Ramos/ sheilamatosram@gmail.com

Las redes sociales han desarrollado una nueva era de información donde las plataformas digitales se han convertido en una potente herramienta de manipulación de la opinión pública y desinformación a causa de fenómenos tales como el “fake news”.
Por esta razón, durante la feria de salud celebrada en el Coliseo Rafael A. Mangual, el experto en tecnología Otto Oppenheimer conversó con los estudiantes de enfermería del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) sobre la importancia de que esta generación pueda distinguir entre lo que es real y lo que no.
Sobre este particular Oppenheimer, destacó que recientemente como parte de los esfuerzos por convertir la información en una validada, se están realizando esfuerzos que van encaminados a discernir la información. Eso quiere decir que, cuando Facebook publique información que va llegar alto en el “ranking”, ahora se va confirmar si viene de una fuente creíble.
“Por ejemplo, si el Periódico Visión publica una noticia a través de Facebook, como el periódico es una fuente creíble, que se sujeta a estándares de calidad y responsabilidad, esa información va a quedar más alta en las redes sociales. Así que, la propagación de esa información va llegar a más personas, lo que va ayudar a que los lectores puedan ser selectivos en la información que quieren ver”, explicó el presentador de tecnología en el programa de televisión de Noticentro al Amanecer.
Durante su presentación, Oppenheimer explicó que: “Hoy día existe una necesidad de reconocimiento y por eso las personas colocan todo lo que hacen en las redes sociales, sin pensar en las consecuencias futuras que esto le pueda traer. Los estudiantes que están próximos a entrar en el campo laboral y posiblemente quieren obtener oportunidades de trabajos interesantes, deben ser cuidadosos en lo que publican y tener un balance”.
“Hay gente que publica información con buena fe y hay otros que lo hacen con muy malas intenciones. Por eso, hay que exigirles a los medios sociales, que sean responsables con lo que permiten que se publique. A pesar de que hay una libertad de expresión, la misma tiene que estar acompañada de una responsabilidad”, sostuvo.
Oppenheimer concluyó diciendo que “la tecnología no es ni buena ni mala, es el uso que se le da, lo que determina si es buena o es mala. Somos nosotros los que permitimos que las redes sociales se hayan convertido en una prioridad”.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.