Firme descontento en la Policía

Por: Gladys Guerra Arcelay

Los agentes de la Policía de Puerto Rico terminan el 2018 igual que como lo comenzaron: con una gran insatisfacción por las promesas incumplidas por parte del estado para mejorar sus condiciones laborales y la calidad de vida que tendrán luego de su jubilación.

Esta vez, a los problemas persistentes que existen desde hace varias administraciones, se le suma la eliminación de una subvención que los agentes recibían para poder comprar sus uniformes, requeridos para poder identificarse en su empleo.

El sargento Lowell Matos explicó al Periódico Visión que esta subvención se comenzó a dar hace un par de años cuando se redujo el bono de Navidad de los Policías a $600, ya que el parte de ese dinero los agentes ya lo utilizaban para comprar uniformes y equipos para el trabajo. El acuerdo al que se llegó fue a que no se iba a reflejar en el bono como un bono de Navidad sino como una parte del sueldo para esos fines específicos.

Matos dijo que al eliminar esta ayuda los agentes no solo se verán más desmoralizados, sino que seguirán rindiendo un servicio flaco al pueblo de Puerto Rico, puesto que de ese dinero también utilizaban para comprar otros equipos necesarios para poder llevar a cabo sus funciones en el trabajo. Dijo que ya para estos días los propios agentes se están convocando para tomar los días libres que no les han pagado, porque de lo contrario, los perderán tanto en dinero como en día por tomar. Aunque como líder de gremio no apoyó directamente esta auto convocatoria por parte los uniformados, parecida al “blue flu” que arropó las Navidades del 2017-2018, tampoco desalentó a los compañeros de trabajo a que lo hicieran si lo sentían correcto o si entienden que esta forma de comportarse es lo justo,
Matos recalcó que dentro de la institución, los representantes de los Policías siguen reuniéndose con los superiores del Negociado, pero los reclamos que hacen una y otra vez vuelven a caer en oídos sordos.
Al preguntarle, si han pedido que se destituya al Secretario de Seguridad Pública por entender que no ha defendido los intereses de esa agencia como mejor se debe, contestó que lo han planteado en las reuniones, pero se han tropezado con el constante respaldo que el señor Héctor Pesquera cuenta en las altas esferas del gobierno. Por lo que a él le preocupa que la situación no cambie y que empeore, pues se proyecta que unos 1,500 podrán dejar la uniformada en el 2019.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Para recibir el Periódico cada Semana
We respect your privacy.