Estudiantes siembran 600 árboles

Por: Taíra M. Barreto Canals

Un grupo de estudiantes de la Escuela Superior, Fernando Suria Chávez, junto al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el Municipio de Barceloneta comenzaron con la reforestación del Bosque del Río Grande de Manatí. El grupo realizó la siembra de 600 árboles para lograr que se mejore la flora y fauna del lugar.
“Esta siembra es bien importante porque permite reforestar el bosque que conecta con nuestro dique. Además de los beneficios que obtenemos de nuestros árboles, necesarios para nuestro diario vivir, estos eliminan contaminantes de las escorrentías y absorben varias pulgadas de precipitación lo cual reduce inundaciones. Luego del paso del huracán María muchos de los árboles se cayeron y gracias a este esfuerzo conjunto vamos a poder reforestar el lugar”, explicó la alcaldesa de Barceloneta, Wanda Soler Rosario. El DRNA donó los árboles para ser sembrados en el lugar. Entre las especies que se sembraron se encuentran el Ausubo, María, Flamboyán, Almendro y Guaragua. Los estudiantes que participaron son del Programa de Agricultura de la escuela de Barceloneta, ellos también pertenecen a la organización Futuros Agricultores de América y se dieron a la tarea de sembrar los primeros árboles. Por lo tanto, los estudiantes en conjunto con el personal municipal tendrán la responsabilidad de ofrecer el mantenimiento adecuado a los mismos. “Esta área es bien importante en Barceloneta porque el dique, el cual fue construído hace más de doce años, protege a nuestro pueblo de inundaciones. Además, el lograr esta reforestación nos permite conservar el ambiente y el lugar para el disfrute de aquellos que utilizan el área para caminar. Hoy día, es responsabilidad de los gobiernos fomentar la preservación y crear conciencia sobre la necesidad apremiante de conservar nuestros recursos. La mejor manera de adelantar la agenda de trabajo en esa dirección es mediante la educación a nuestros jóvenes quienes son el futuro de Puerto Rico y del mundo”, agregó Soler Rosario. Se espera que de dos a tres años la vida silvestre del área aumente y traiga consigo un hábitat para varias de las especies que viven en el Bosque de Cambalache. Entre estas se destacan el ruiseñor, el pájaro carpintero y la reinita, entro otros.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.