El resurgir de las plazas del mercado orgánico

Por Viviana Tirado Mercado / hello@vivianatirado.com

La poca producción local y la fuerza de los supermercados y grandes comercios complican la venta de verduras, frutas y vegetales en las plazas públicas del país.

Pese a eso, hace años se experimenta un crecimiento en lo que se llama mercados urbanos u orgánicos en diversos pueblos de Puerto Rico.
En general, el concepto de mercado urbano u orgánico redunda en la venta de productos agrícolas producidos por agricultores locales. No obstante, la venta y –lo que pudiéramos llamar eventos– tienen días específicos al mes.
Ese es el caso del Mercado Urbano en Arecibo, que se celebra cada tercer domingo del mes, y tiene como fin de proporcionar un espacio en la industria agrícola de los agricultores que producen productos frescos. Aunque tras el paso del huracán María se detuvo, retomó su espacio para el mes de febrero.

De manera similar, este tipo de mercado lleva a un cabo en diferentes puntos de la isla. Tal es el caso del famoso Mercado Orgánico en La Placita Roosevelt en San Juan. Este concepto es un poco más elaborado y, si bien está situado en la zona metropolitana, es un ejemplo para seguir cuando se hablar de reinventar.

La Placita Roosevelt, además de vender las viandas y frutas, elaboran platos vegetarianos, venden aceites, cremas, repelentes de mosquitos, jabones y velas artesanales, plantas, entre otros.

Por otro lado, existe el Mercado Familiar, una iniciativa que creó el Departamento de la Familia junto al Departamento de Agricultura para que las personas beneficiarias de la Programa de Asistencia Nutricional (PAN) pudieran también ser consumidores de productos elaborados en Puerto Rico por agricultores puertorriqueños. Tal es el caso, que municipios como Quebradillas, Salinas, Cayey, Guayama, entre otros, ya han tenido la visita de los productos frescos.

Desde el 2002, la asamblea legislativa creó la ley para la revitalización de los centros urbanos. La exposición de motivos explica que debido a un “estado de alarma físico y ambiental; que aceleró el proceso de despoblación que durante toda la actividad económica y vitalidad de estos; que padece un alto nivel de inseguridad ciudadana, hay una tumba en la calidad de vida en los pueblos y ciudades de P.R.”. Partiendo de esta premisa, se podría considerar que, debido al cambio generacional, ha resurgido los nuevos conceptos que si bien no todos se dan en una estructura rectangular o cuadrada, juega un rol para la sociedad moderna, resaltando, a la vieja generación, y a la nueva.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.