El juanete el enemigo de Cenicienta

admin

Tiene un nombre entrañable, pero el juanete o hallux abductus valgus es una compleja deformidad del pie que puede ocasionar un grave detrimento de la calidad de vida. Su síntoma más característico es el dolor, que se produce por la pérdida de alineación del dedo gordo con el resto del pie y la presión del calzado. Es habitual que este problema óseo se acompañe de otras alteraciones, como dedos en martillo.
Es la deformidad más común del antepié y tiene una prevalencia de entre el 25 y 35 por ciento de la población. La gran mayoría de afectados es mujer (95 por ciento), según informa Portalclinic, la web del Hospital Clínico de Barcelona y la Fundación BBVA.
Se pueden distinguir tres etapas en el desarrollo del juanete, explica a Correo Farmacéutico Maite García, vocal de la Junta de Gobierno del Consejo de Colegios de Podólogos y presidenta del colegio valenciano. En la primera, inflamatoria, la sintomatología suele irrumpir hacia los 45 años. En una segunda, en la que aparece la deformidad, “el paciente relata que en poco tiempo se le ha deformado mucho el dedo”. En la tercera, la deformidad y el dolor son más manifiestos. “Los pacientes generalmente aguantan hasta que no pueden más, por lo que, generalmente, las personas de entre 55 y 65 años son las que más consultan”.
Contra los juanetes “lo más importante es controlar lo único controlable: el calzado. Y si hay alteraciones estructurales del pie tratarlas antes que repercutan a nivel metatarsal”. La mayoría de propuestas estéticas de calzado para mujer no son precisamente las más recomendables desde el punto de vista de la salud”, observa García. El calzado que han empleado históricamente las mujeres, estrecho, con la escotadura a nivel de la articulación de los dedos, con poca sujeción del empeine, con tacones que concentran la presión en el antepié, sería una de las razones principales de la mayor prevalencia de estos problemas en población femenina.
El calzado ideal
Frente a zapatos que son más instrumentos de tortura, García describe el calzado ideal como aquel que permite libertad de movimiento a los dedos de los pies, sujeta y ajusta la zona del empeine y del tobillo, su suela es de goma o de otro material antideslizante para evitar traspiés, tiene al menos uno o dos centímetros de diferencia de altura entre la parte delantera y el talón.

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

Vuelve el Circo de la Plaza a Mayagüez

Por: Sheila G Matos Ramos/ sheilamatosram@gmail.com Por quinto año consecutivo la fiesta de circo y teatro callejero llega a la plaza pública de Mayagüez con el propósito de hacer reír […]

Suscríbete

%d bloggers like this: