El eterno retorno

Claudio Raúl Cruz-Escritor

Aunque el eterno retorno, del que queremos hablar, no es el del filósofo Friedrich Nietzsche; parece ser que el bipartidismo, y sus políticos oficiantes, creen en este postulado. 

A menos de un año, de las próximas elecciones, la atmósfera comienza a ponerse turbia. Reaparecen las mismas consignas, los mismos rostros de la mentira y el mismo descaro. Exconvictos que regresan, vividores  del sistema pidiendo apoyo y la ubicua foto del(a) candidato(a) con la viejita. Son los y las usurpadore(a)s de la democracia representativa. Hay algo perverso que los lleva a la tomadura de pelo, a sacar partido de la desgracia del pueblo y a venderse como salvadores. 

Los años de elecciones son años de lógicas reciclables, de reutilización de desperdicios. El arte mediático estará de fiesta. Tenemos que tener pulso de cirujano para poder discernir; a quién vamos a elegir el próximo noviembre. Ante un cuadro de escándalos, robos institucionales y la falta de rigor intelectual y ético, en el manejo de la cosa pública, la ciudadanía tiene que reconfigurar su protagonismo pasivo; por un enfoque transformador y combativo. El recrudecimiento del atropello y humillación, por parte del imperio, fortalecerá la defensa de nuestra dignidad nacional.

La experiencia reciente nos ha demostrado, que el pueblo tiene que tomar las calles del país. El cambio que se necesita a nivel político y partidista tiene que ir acompañado de participación (militante) en cada uno de los ámbitos de la política pública del Estado. No es solo votar, hay que construir un nuevo paradigma de convivencia y gobernanza. La clase política (parasitaria) tiene que ser extirpada. 

Esta claque son los titiriteros del gran capital que exige el pago (bonistas carroñeros) ante la jueza Laura Taylor Swain. Esta funcionaria ha sido enviada por Washington para velar por los intereses de los acreedores. Los grandes poderes económicos siempre se sirven de cancerberos. 

Hay que revisar y transformar nuestra relación con el poder metropolitano, que representa la Junta de “Confiscación” Fiscal.  El momento actual exige un discurso inclusivo, disruptivo, “confrontacional” y honesto. No permitamos el eterno retorno de lo caduco, lo deshumanizante, lo criminal.

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

MAPI mitiga el hambre y asiste a familias en medio de la emergencia del COVID-19

La organización sin fines de lucro Misión Abriendo Puertas, Inc., conocida por sus siglas MAPI, ha asistido a más de mil familias de Cabo Rojo […]
%d bloggers like this: