El envejecimiento y la pérdida auditiva

admin

Manuel Luna ipsuss.cl

A medida que la persona envejece, ¿necesariamente perderá grados de audición?
La pérdida de audición generada por el envejecimiento se conoce como presbiacusia. Se inicia en forma paulatina e imperceptible, pero luego de unos años llega a comprometer la capacidad para entender el habla. Se estima que cerca del 30% de las personas mayores de 60 años tienen algún tipo de pérdida auditiva, aumentando hasta un 90% en los mayores de 80 años. A pesar de estas cifras, es una enfermedad poco diagnosticada por el desconocimiento de los pacientes a consultar o el temor de usar una ayuda auditiva.
La causa fundamental de la pérdida de audición es la edad. Sin embargo, se ha de tener en cuenta otras causas del déficit auditivo como son los traumatismos, exposición a ambientes ruidosos, factores hereditarios, uso de medicamentos que dañan el oído (algunos tipos de antibióticos) y enfermedades crónicas (hipertensión arterial, cardiopatías, diabetes mellitus y dislipidemias).
¿En qué medida deteriora la calidad de vida del adulto mayor?
Se sabe que la hipoacusia se asocia a depresión, deterioro de la calidad de vida, deterioro cognitivo, alteraciones conductuales y del sueño, disminución de la actividad social, fuerte deterioro de la comunicación y alteraciones de la memoria. Afecta, por tanto, la capacidad psíquica, física, y social asociada al déficit cognitivo, a los disturbios del humor y a los desórdenes del comportamiento.
Lo anterior sumado a que además presentan alteraciones visuales, aumenta el riesgo de accidentes ante situaciones como sirenas, timbres, y dificultad para usar el teléfono, comprometiendo su integridad física y por ende la capacidad de vivir independientemente.
Según la última encuesta nacional de discapacidad, las personas que presentan problemas auditivos y que declaran que este problema les ha afectado para realizar trabajo remunerado alcanza hasta el 16,9%.. (Cardemil, 2015).
En cuanto al tratamiento, actualmente se dispone de ayudas auditivas (audífonos) que mejoran la calidad de vida aunque no todos los pacientes se benefician de igual manera con estos, depende el grado de pérdida y la calidad de los audífonos. No obstante, existen otro tipo de medidas a tener en cuenta: evitar ruidos fuertes o al menos reducir el tiempo de exposición a los mismos (o bien, utilizar tapones u orejeras especiales), evitar la automedicación y controlar las enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, dislipidemias.
Por otro lado, aquellos que habitualmente se relacionen con personas con déficit auditivo, deberían tener en cuenta que es mejor hablarles a una velocidad normal, sin exagerar los sonidos, con tono de voz ligeramente elevado pero sin gritar (el grito distorsiona el habla y dificulta la comprensión), mirándoles de frente (para que puedan aprender a leer los labios) y sin ruido de fondo.
Por último, insistir en la importancia de consultar al médico otorrinolaringología (ORL) en caso de presentar deterioro auditivo para buscar la solución adecuada no atribuyendo como única causa el proceso de envejecer.

Deja tu comentario:

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Next Post

Celebran Arte Humilde en Utuado

El barrio Ángeles en Utuado celebra la decimasexta edición de la Actividad Arte Humilda. Este se enfoca en ser un evento artesanal que lleva celebrándose […]
%d bloggers like this: