El Departamento de Salud mantiene clausurado cementerio de Lares

Por Viviana Tirado Mercado • Twitter: @VTiradoM

El alcalde de Lares, Roberto Pagán Centeno, espera que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencia (FEMA) entregue en las próximas semanas el estudio de suelo que permitiría la designación de fondos para la reparación del Cementerio Municipal de Lares, pues a un año del huracán María, no existe un plan inmediato de recuperación, mitigación y exhumación para el cementerio de Lares.


El alcalde de Lares dijo en entrevista vía telefónica con Visión que entre la próxima semana o finales de octubre de 2018, FEMA entregue el estudio para que, luego de un año del paso del huracán María, se asigne el dinero para la mitigación de los daños que sufrió el camposanto por el embate de María.  Asimismo, describió el proceso como “lento” debido la burocracia gubernamental.


No obstante, aún cuando se asigne del dinero, el alcalde prevé la construcción de otro cementerio en el barrio Espino en Lares debido a que en el actual y único cementerio en la Ciudad del Grito no se puede enterrar pues el Departamento de Salud mantiene el cementerio cerrado porque María ocasionó un deslizamiento de terreno y el rompimiento de fosas que, al momento, siguen expuestas.

Sin espacio para los muertos
El alcalde también denunció que hasta este fin de semana solo quedaron dos nichos para enterrar a los muertos.
Por lo que “probablemente, se llenen con dos personas este fin de semana”, señaló.


FEMA designó $200,000 para la construcción de 25 plataformas para 200 nichos. No obstante, el primer ejecutivo municipal indicó que tanto el gobierno central como Salud le pusieron más trabas y “no tomaron el caso como una emergencia”. Por lo que, al momento, los residentes de Lares siguen enterrando a sus muertos en pueblos limítrofes como Arecibo, Hatillo o Camuy u opta por la cremación.


El 20 de septiembre de 2017, el cementerio municipal de Lares fue embestido por el huracán María. El ciclón causó un deslizamiento de terreno en el que afectó unos 5 mil tumbas.  La seguridad física y la salud pública de los visitantes se vio amenazada por lo que el Departamento de Salud de Puerto Rico clausuró el camposanto. Hasta entonces, no se ha permitido la entrada de ningún familiar a la zona.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.