El cooperativismo late con fuerza en el oeste

Los puertorriqueños han luchado contra muchas adversidades a lo largo de su historia demostrando una fuerza y resiliencia de grandes magnitudes. En el oeste de la isla, la situación no es la excepción. Diversas empresas, instituciones y emprendimientos se han encargado en este 2020 de demostrar cómo en un año atípico todavía hay “grandes dosis” de inspiración y lucha para seguir adelante. En este sentido, las Cooperativas de Ahorro y Crédito se han posicionado como un elemento económico de ayuda para todos aquellos que quieran recibir medidas que les estimulen a conseguir sus objetivos.
De acuerdo a un documento elaborado por la Universidad de Puerto Rico titulado: “El Cooperativismo en Puerto Rico: una mirada al pasado”, las cooperativas siempre han estado de una u otra forma estructuradas para “transformar las relaciones entre los individuos y las instituciones de forma tal que impere la cooperación como medio para alcanzar el bien común”. El artículo del Cooperativismo de la UPR asegura que en 1940 el cooperativismo logra su mayor crecimiento y desarrollo en la isla. Para 1946, se aprobó la primera ley general de Sociedades Cooperativas en Puerto Rico, la Ley 291. A partir de ese momento, se comenzaron a organizar las instituciones cooperativas y las agencias gubernamentales de apoyo al Cooperativismo Puertorriqueño. Algunos de estos fueron: la Liga de Cooperativas (1948), el Instituto de Cooperativismo en la Universidad de Puerto Rico (1953), la Administración de Fomento Cooperativo (1957), la Cooperativa de Seguros de Vida (1959), la Cooperativa de Seguros Múltiples (1963) y el Banco Cooperativo (1966).
De acuerdo a la página web de Coopaca, las estadísticas más recientes del Movimiento Cooperativo indican la existencia de más de 110 cooperativas de ahorro y crédito. Estas tienen unos activos totales que sobrepasan los 8.6 billones de dólares en activos, sirviéndole con excelencia a más de 800,000 puertorriqueños.
En el oeste de la isla son muchas las cooperativas que se destacan por su aporte a la economía y los servicios que ofrecen a los ciudadanos. La Cooperativa de Ahorro y Crédito de Mayagüez fue incorporada el 24 de octubre de 1969. Fue registrada con su primer nombre como Cooperativa de Ahorro y Crédito de Hostos. Sin embargo, no fue hasta el año 1973, cuando se enmendó la cláusula de incorporación y cambian su nombre a Cooperativa de Ahorro y Crédito de Mayagüez. Esta histórica cooperativa en la Sultana del Oeste cuenta con una matrícula de 1,270 socios y 1,997 no socios para un total de 14,367 entre socios y depositantes. Sus dirigentes aseguran ser la única cooperativa del oeste en ser cien por ciento mayagüezana.
Mildred Pérez Lebrón, Presidenta Ejecutiva de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Mayagüez, asegura que, en medio de un año lleno de terremotos, tormentas y la pandemia por el COVID-19 todavía continúan ofreciendo sus servicios con la calidad y el profesionalismo de siempre. Pérez señala que los socios de esta cooperativa pueden continuar realizando sus transacciones a través de internet, o vía teléfono sin que los mismos sean afectados. Para poder continuar brindando un servicio de calidad, Pérez asegura que la tecnología es fundamental. Por ello, indica que cuentan con todas las plataformas para facilitar los servicios tales como: ATH Móvil, Móvil Coop, Banca On line, entre otros. “Tenemos todo tipo de todos los servicios que ofrece la banca tradicional, a unos intereses bien bajos”, indica.
Entre los planes y proyectos de esta conocida cooperativa mayagüezana, destaca el compromiso de mantenerse activos en el oeste ofreciendo sus servicios con los protocolos requeridos en caso de contar con algún caso positivo entre sus empleados al COVID-19. Hasta el momento no han contado con ningún caso positivo, pero desde la directiva de esta empresa, aseguran estar listos para enfrentar cualquier situación, si se llegara a presentar.
Pérez asegura que el cooperativismo es fundamental para el desarrollo económico de Puerto Rico. En los más de 50 años que tiene esta cooperativa, son muchas las personas y proyectos que se han beneficiado gracias a sus planes y proyectos. Esta buena reputación comercial la ejercen también otras cooperativas en el oeste de la isla. Entre éstas podemos mencionar a la Cooperativa de Isabela y la Cooperativa de Rincón.
La Cooperativa de Ahorro y Crédito de Isabela fue fundada en 1953 por un grupo de servidores públicos, trabajadores de agencias agrícolas y líderes colaboradores de este sector comercial. La Cooperativa de Rincón tiene más de 50 años de establecida, brindando calidad y buenos servicios en el área de ahorro y crédito a toda la isla.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Abren Centro Ceremonial Indígena de Caguana Utuado

Activistas y residentes de Utuado rehabilitizan el parque Ceremonial Indígena de Caguana en Utuado con el propósito de abrir al public nuevamente la historia de […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: