El Baloncesto masculino quiere volver con una “burbuja”

La pandemia por el coronavirus ha puesto en pausa muchos de los eventos deportivos a nivel mundial. El nivel de incertidumbre en cuanto a cuándo se podrán reanudar las competencias deportivas en la isla ha hecho que muchas disciplinas y torneos se hayan cancelado definitivamente por lo que resta de 2020. Ante la incertidumbre por el COVID-19, muchas Ligas en el país han decidido olvidarse de cualquier tipo de competencias este año.
El Baloncesto Superior Nacional (BSN) ha marcado la diferencia en este sentido y tiene la esperanza de reanudar el torneo de la Liga Superior de Baloncesto, mediante la modalidad de una “burbuja”. Este formato consiste, como su nombre lo indica en reunir a un grupo de jugadores en un determinado lugar sin dejarles salir en los días o momentos en que no estén jugando. Esto con el fin de evitar que los que participan del torneo puedan tener la posibilidad de verse involucrados con otras personas y llegarse a infectar con el COVID-19. Esta metodología ya se comenzó a aplicar en la NBA para salvar la temporada 2019/2020. Bajo la modalidad de la “burbuja” los jugadores estarían desarrollando los juegos de la temporada regular y los de la postemporada en un hotel de la isla que sería acondicionado para estos fines.
El presidente del BSN, Ricardo Dalmau aseguró que se encuentra en la búsqueda de fondos para que el sueño de no perder la temporada 2020 del baloncesto boricua sea una realidad. Dalmau se encuentra solicitando los créditos contributivos ante diferentes instancias del gobierno. Según algunas fuentes, desarrollar el torneo del Baloncesto Superior Nacional de Puerto Rico al estilo de una “burbuja” como en la NBA, costaría en la isla alrededor de $3.5 millones por unas seis semanas, un calendario que incluiría la post temporada. El torneo se estaría realizando en el mes de noviembre. Sin embargo, el control del avance del COVID-19 en la isla será también crucial para que las autoridades puedan permitir la realización del torneo aún bajo la modalidad de la burbuja.
El evento se celebrará en su totalidad en una facilidad hotelera de primer nivel durante 6 semanas, y contará con la participación de los: Santeros de Aguada, Capitanes de Arecibo, Vaqueros de Bayamón, Cariduros de Fajardo, Brujos de Guayama, Mets de Guaynabo, Leones de Ponce, Piratas de Quebradillas, Indios de Mayagüez y Atléticos de San Germán. Los equipos jugarán 45 juegos de temporada regular en un solo grupo, con 8 equipos avanzando a la postemporada. Los cuartos de final se jugarán al mejor de tres juegos, mientras que las semifinales y la Final se jugarán al mejor de cinco.
Uno de los organismos que ha visto con buenos ojos la propuesta de la “burbuja” del BSN ha sido la Asociación de Jugadores de Baloncesto de Puerto Rico (Ajbpr). Ricardo Carrillo, presidente de este organismo, asegura que muchos jugadores están disponibles para jugar en este formato y ellos esperan por los siguientes anuncios de sus equipos para ver cuáles serán los siguientes pasos a la hora de retomar la acción en el tabloncillo boricua.
El evento contará con un riguroso protocolo de salud para prevenir riesgos relacionados al COVID-19 que trabaja el BSN en conjunto con el grupo médico que actualmente colabora con el Baloncesto Superior Nacional. Este Protocolo comenzará previo a la entrada a la burbuja de todo el personal y contempla pruebas moleculares que se realizarán todos los lunes a los participantes. El BSN trabajará además un protocolo de seguridad. Todos los juegos del torneo se transmitirán por WAPA Deportes y/o en línea (streaming).
Carrillo señaló que además de la financiación para realizar el torneo bajo la modalidad de la “burbuja” aún quedan por establecerse algunas situaciones con respecto a cómo será el salario de los jugadores que participarán en este torneo del BSN condensado a causa de la pandemia. Sobre la mesa está la opción del “prorrateo” del salario de los jugadores, algo en el que se rumorea se piensa estipular en base a los partidos en los que los jugadores participen. Sin embargo, todavía hay mucha tela que cortar para que todas las partes tengan una hoja de ruta clara de cara a la realización de la temporada del baloncesto boricua en noviembre.
Muchos están interesados en que la isla después de todo lo que ha pasado este año con el COVID-19, pueda ver en el desarrollo de este torneo así sea mediante una “burbuja”, una válvula de escape y ser a la vez una fuente de inspiración para demostrar que cuando las cosas se quieren hacer bien se pueden lograr. El tiempo, los recursos y la buena planificación serán la clave para traer las emociones del baloncesto boricua de vuelta a la pantalla de los ciudadanos.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Aprovechan la tecnología para llegar a domicilio en el área oeste

De cara al “nuevo normal” de distanciamiento social provocado por la pandemia, la marca Tito’s Handmade Vodka se abraza a la innovación para brindar mayor […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: