Educación virtual exitosa para niños con trastorno de atención

Nellie Torres de Carella​​​​ – Directora, Instituto Fonemi de Puerto Rico

La nueva realidad causada por la pandemia del COVID-19 ha ocasionado que nuestros niños estén recibiendo la educación en modalidad virtual durante este año escolar. Para los niños neurotípicos, o de educación regular, la educación a distancia es un reto por lo desconocido, pero con ciertas modificaciones a la estructura en el hogar, pueden llegar a ejecutar adecuadamente, según lo hacían en forma presencial. Sin embargo, hay un grupo de estudiantes para los cuales esta modalidad es un reto aún mayor: los niños con trastorno de atención con hiperactividad o TDAH (ADHD, por sus siglas en inglés).¿Cómo ayudar a estos niños? A continuación, una guía para padres y maestros:
Rutina. Las rutinas y una buena estructura son importantes para todos los niños, pero aún más para los que viven con este diagnóstico. Estructura física. En lo posible, deben imitar aspectos del salón de clases en su casa. La silla y mesa o escritorio deben ser de un tamaño adecuado para la estatura del niño y deben ubicarse en un lugar sin distracciones, lejos de pasillos, ventanas, juguetes o televisores.
Ayuda sensorial. Los niños con tendencia al movimiento en la silla y a levantarse se benefician de sentarse en una bola grande que le provea un estímulo sensorial que los ayuda a mantenerse sentados.
Medicamento. Si su niño recibía medicación para controlar los niveles de actividad e hiperactividad cuando estudiaba en forma presencial, , debe recibir la misma durante la educación a distancia, según fue prescrita.
Dieta. El desayuno debe ser uno que lo ayude a concentrarse, libre de aditivos artificiales y azúcares refinadas, pero de igual forma, deben ser las comidas y meriendas durante todo el día.
Reglas y refuerzos. Desarrolle un sistema sencillo de reglas que ayuden al niño a entender la conducta que se espera (enfoque positivo) en vez de resaltar la que no se va a tolerar (enfoque negativo, los “no”).
Reglas. Establezca reglas similares a las del salón de clases presencial, pero sea flexible. Permítale trabajar de pie, si se mantiene frente a la pantalla en el área en que usted pueda verlo.
Movimiento. Comience el día escolar con una secuencia de ejercicios. Los ejercicios de gimnasia cerebral o Brain Gym son recomendados, porque estimulan al cerebro para atender y aprender.
Enseñanza multisensorial e interactiva. Utilice presentaciones en Power Point, juegos virtuales educativos interactivos, imágenes en colores llamativos o en movimiento y videos cortos que hagan de la experiencia educativa una variada, entretenida y dinámica.
Finalmente, los maestros deben ejercitar la paciencia, la tolerancia y la misericordia con estos niños. Tanto los padres como los niños con TDAH son víctimas de este diagnóstico y lo menos que necesitan es la crítica y el regaño constante. Una buena actitud, una gran dosis de paciencia, empatía y compromiso hacen una gran diferencia en esta nueva y compleja realidad.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Ofertas gastronómicas de la isla siguen conquistando los paladares

Las ofertas gastronómicas de la isla de Puerto Rico son tan variadas y fuertes como la capacidad de su población a enfrentarse a las más […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: