Cuidado de los dientes: Evite los dientes manchados

La sonrisa forma parte del lenguaje corporal propio de cada persona, e influye además en la interacción que continuamente tenemos con la gente. Junto con nuestro estilo al vestir o nuestra conversación, nuestra dentadura contribuye a expresar quiénes somos y qué queremos. Sin embargo, un alto porcentaje de la población inhibe este recurso por una cuestión muy simple: el aspecto de sus dientes. ¿Es tu caso? ¿Escondes tu dentadura para ocultar esas manchitas inoportunas? Aquí te damos algunos consejos para darle guerra al color y poder sonreír sin miedo.
Para empezar, los especialistas establecen dos tipos de causas que estimulan su aparición:
• Causas externas. En estos casos se da una coloración de las piezas dentales a partir del contacto con elementos pigmentadores que se encuentran fuera del cuerpo, tales como el café, el tabaco, el vino o todas aquellos refrescos de colores oscuros (las moléculas de color se adhieren a la superficie del esmalte, tras lo cual no se pueden quitar sólo con el cepillado).
• Causas internas: las manchas pueden ser producto de la toma de antibióticos (como la tetraciclina) o bien de factores genéticos que modifiquen el esmalte dental. También se puede deber a desórdenes en el desarrollo, a la descomposición de los dientes o restauraciones, sin olvidar el oscurecimiento como resultado de golpes o fracturas, o del envejecimiento natural de la pieza dentaria, que suele ocurrir a partir de los cincuenta años.
Y para los casos persistentes, existen tratamientos odontológicos eficaces que pueden terminar en poco tiempo con esas manchas antiestéticas. Aquí te mostramos algunos:
• Blanqueamiento: La comunicación con tu dentista es fundamental para saber qué opciones específicas requiere tu caso.
• Recubrimiento con porcelana. Esta solución puede terminar con las manchas más obstinadas porque las recubre. Se trata de pequeñas piezas de porcelana usadas para recrear el aspecto natural de la dentadura y que además dan más fortaleza y resistencia en comparación con el esmalte natural del diente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *