CRIM: amenaza a los abastos del país

Por Gladys Guerra Arcelay

El Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) se creo en 1991 como una oficina que se encargaría de recaudar impuestos por propiedades inmuebles y muebles que haya en los municipios. Cada municipio es responsable de recaudar este arancel el 15 de mayo de cada año. No obstante, esta medida que se implementó para ayudar las finanzas municipales puede estar ocasionando problemas para la economía y la calidad de vida del país.

Y es que el CRIM es lo que se conoce como un doble impuesto, y en donde más afecta es en el almacenamiento de la comida. Como es sabido por todos, Puerto Rico es una Isla que no produce más del 85% de los alimentos que consume. Por lo que los mismos, llegan en vagones al puerto de San Juan. Una vez ese vagón llega el dueño tiene que pagar un impuesto para levantar la carga, y si el 15 de mayo todavía no ha salido de ese inventario tendrá que pagar el impuesto del CRIM.

Según la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) este impuesto es el que impide que en la Isla no haya suficientes abastos de comida. Los supermercados grandes o pequeños no mantienen almacenes para no tener que pagar el impuesto doble y por ello en la Isla se estima que, si pasa otra emergencia como el huracán María hay abastos de alimentos para algunos 26 días. La asociación pide entonces que se elimine este impuesto para estar mejor preparado ante una emergencia.

No obstante, para el economista José Alameda, la eliminación de este impuesto será cuesta arriba por muchas razones. En principio el experto no está en desacuerdo con la eliminación de la medida, pues el efecto que tiene en la economía de las personas es dañino. Debido a que casi no hay existencias de comida, y la misma viene de afuera los consumidores pagan los alimentos más caros de lo que deberían pagar. Eliminar este impuesto podría hacer que las personas pudieran acceder a alimentos de mejor calidad a mejor precio, explicó.

Ahora bien, el problema está en que esta es una de las pocas medidas que les quedan a los municipios para recaudar dinero para poder funcionar en la época en que los planes fiscales les han quitado unos $500 millones y les han impuesto más cargas económicas. Para Alameda la solución puede ser eliminar el impuesto del CRIM y añadir este porciento a la patente municipal.

En su opinión la patente es un impuesto que se paga con más regularidad y sería más justo para los contribuyentes, tanto los comerciantes como los consumidores. Pues el comerciante estaría pagando por lo que realmente vende y los consumidores pueden obtener mercancía a precios más bajos.

Lo que impide que este paso, según Alameda, es la falta de transparencia que hay al determinar cuánto realmente es el porciento del CRIM que se cobra en cada municipio. Pues según la información publicada en la propia página del sistema lo que se ve es el numero total de recaudos para cada municipio, pero no cuanto inventario tenía cada comerciante y por ende cuanto porciento de su propiedad estuvo sujeto al pago del impuesto. Mientras los alcaldes no tengan esto claro no pueden entonces tomar medidas que ayuden a ser más eficaces en la recaudación de impuestos y que ayuden a que la población no esté sujeta a una insuficiencia alimentaria.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.