Crecimiento del COVID-19 pone en alerta a la isla

Dr. Antonio Padua

El alza en las cifras de contagios, decesos, hospitalizaciones y hasta la tasa de positividad por el COVID-19 generan preocupación en la sociedad puertorriqueña de cara a las festividades que se avecinan. Aunque la gobernadora Wanda Vázquez emitió una nueva orden ejecutiva que entró en vigencia el lunes 16 de noviembre para intentar frenar el avance de la pandemia en la isla, lo cierto es que cada día el coronavirus parece ir cobrando más y más fuerza en cada municipio y región de Puerto Rico. A pesar de la eficacia en 90 por ciento ó más de dos vacunas (Pfizer y Moderna), detener el crecimiento del virus hasta que llegue el momento de la implementación de la misma, resulta crucial para evitar males mayores. La proximidad del día de Acción de Gracias (“Thanksgiving”), Navidad y fin de año son algunas de las festividades que generan preocupación en las autoridades.
Al cierre de esta edición, el Departamento de Salud de Puerto Rico registra más de 42,000 casos positivos confirmados, más de 700 casos positivos probables y más de 36,000 casos sospechosos. Las muertes por COVID-19 suman más de 940, mientras que las hospitalizaciones sobrepasan las 500. A este ritmo, los expertos aseguran que el 2020 podría terminar con 1,300 decesos ó más en la isla.
El Departamento de Salud de Puerto Rico ha señalado en días recientes que el incremento de casos se sigue produciendo, especialmente, en las reuniones familiares, un dato que genera especial alarma de cara a los feriados que se acercan. Además, a pesar de las órdenes y toda la normativa establecida para luchar contra el COVID-19 en los comercios, algunos establecimientos no hacen cumplir los lineamientos y se ha observado como personas se reúnen a las afueras de un determinado local sin la debida distancia. La poca cantidad de efectivos policiales para supervisar toda la isla es uno de los principales problemas a la hora de tratar de hacer cumplir las medidas contra el virus. Ante esto, la gobernadora nombró a la Guardia Nacional de Puerto Rico para identificar las zonas en donde no se cumpla con la orden.
El Sistema Municipal de Investigación de Casos y Rastreo de Contactos (SMICRC) del Departamento de Salud reveló el lunes, 16 de noviembre, que entre el 12 de octubre y el 12 de noviembre se identificaron 468 brotes del virus, lo que se traduce en 171 más que en el informe del periodo anterior. De los 468 brotes identificados, 376 son brotes abiertos, lo que quiere decir que la investigación continúa, mientras que 92 son brotes cerrados. El informe revela que el 64% de los brotes continúa asociado al entorno familiar de los infectados, un 6% está relacionado a lo que identifican como un “escenario mixto”, un 12% a lugares de trabajo, un 6% a entornos sociales y un 2% a viajeros. El SMICRC expresó en su cuenta de Twitter que “…reconoce la necesidad de continuar ejerciendo las mejores prácticas de higiene y distanciamiento, para mitigar todo tipo de riesgo al exponerse y minimizar esa tasa de contagio, que es consistentemente similar, independiente del escenario”.
El Dr. Antonio Padua, destacado neumólogo de Mayagüez y otras importantes instituciones de salud, asegura que la clave para bajar las cifras del COVID-19 está en la misma gente, al seguir adecuadamente las normas que se han establecido y se han repetido hasta la saciedad, como el uso obligatorio de las mascarillas y el distanciamiento social. Padua se mostró a favor del uso de la Guardia Nacional para hacer cumplir la orden, pero aseveró que de nada vale que este cuerpo de seguridad desarrolle una presión sobre la ciudadanía, si luego en las casas se realizan reuniones familiares que puedan generar contagios del COVID-19.
Ante la cercanía de las fiestas como Día de acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo, el Dr. Antonio Padua señala que toda persona que entre a la isla debería ser consciente y no hacerlo sin el uso de una prueba molecular que arroje resultados negativos al virus. Además, aunque las personas porten este certificado del virus, el mismo se podría estar gestando en el organismo los 5 días posteriores al momento de la prueba, por lo que lo ideal sería, de acuerdo a Padua, que las personas que entren a la isla tengan un lugar en la casa que llegan en el que se mantengan aislados, usando mascarilla, así como toda la distancia posible con las personas que vienen a visitar, pues no es seguro que esté libre del virus. Esperar tal conducta de aislamiento por parte de quienes visiten la isla en estas festividades pareciera ser algo imposible. Sin embargo, en tiempos en que los brotes por el virus están “por las nubes”, es urgente que las personas demuestren su conciencia y responsabilidad en cualquier área y actividad.
Muchos, lamentablemente, se han vuelto insensibles ante el crecimiento de la pandemia y los números de cifras fatales ya no les suenan tan graves como al principio. Aunque no es medido por el Departamento de Salud, los índices de indiferencia están dejando su efecto en muchos puertorriqueños y este es, sin duda, el remedio menos deseado para mejorar la salud. A la hora de contribuir a derrotar el coronavirus, todos tenemos un rol importante que cumplir.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

ASES EVIDENCIA LOGROS HISTÓRICOS SIN PRECEDENTE PARA LA SALUD PÚBLICA

La Administración de Seguros de Salud del Gobierno de Puerto Rico (ASES) evidenció los logros sin precedente para la salud pública durante la vista pública […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: