Con esperanza Puerto Rico se levanta

Por: Sujeily Ortíz Vázquez

María” es un nombre que jamás olvidaremos. Este fenómeno atmosférico se convierte en un acontecimiento difícil de olvidar y un suceso que marcó la vida del puertorriqueño.

El motivador J.R. Román nos explica que las emociones duran 90 segundos, pero los sentimientos duran toda una vida. Los sentimientos experimentados en esta crisis seguramente jamás los habíamos sentido. Ver el sufrimiento del ser humano, la tristeza en el rostro de los niños, la incertidumbre en los ancianos, la insuficiencia en las mujeres, la desesperanza en los padres de familia nos cala muy profundo en nuestra “psiquis”.

La “psiquis” es la conciencia de cada individuo. Es cuando la desesperanza comienza a reinar en los habitantes de la Isla. El desánimo, abatimiento, pesimismo, desesperación, angustia es lo que se siente; es lo que se puede ver en las noticias. Es un mal lo que se está viviendo en este momento en Puerto Rico, así describió J.R. Román, motivador en la diáspora, quien recuerda los árboles majestuosos que daban sombra.

La esperanza es lo único que nos ayudará a seguir adelante” afirma el motivador.

La esperanza renueva nuestras fuerzas y las refresca para la cotidiana jornada en que habremos de vernos la cara con sucesos nuevos y desconocidos. La esperanza nos inspira, nos impulsa a seguir, nos repone la energía después de cada derrota o nos levanta después de cada caída. Ante la situación que estamos enfrentando tenemos la elección de elegir qué sentir.

Es un sentimiento propio que puedes redescubrir y hacer crecer con la ayuda de Dios, de las personas que te rodean, de lo que haces cada día. La esperanza no la pierdes, está en ti y solo tienes que reavivarla. Tal vez, hoy lo veas todo oscuro, pero nada es eterno, todo en la vida tiene una razón de ser y tiene su lado positivo. Hay que perseverar, tener fe y esperanza. Pensar, que dentro de unos años será diferente.

Se recomienda una “dieta mental”, se trata de que por cada minuto negativo que pasas necesitas 11 minutos positivos para volver a la normalidad. Aproximadamente se generan 60 mil pensamientos diarios. Tenemos miles de pensamientos grabados que regulan nuestra forma de pensar.

Román aconseja la importancia de reunirse con personas que tengan fe en el futuro y la confianza de que algo bueno sacaremos de esta crisis. “Tenga pasión y compromiso con el país, con el futuro, apodérate, rodéate de personas que crean que se puede salir adelante, va a tomar tiempo, pero se puede.”, añadió.

Hay que tener un estado de ánimo lleno de confianza, pregúntate: ¿Qué tengo que hacer? ¿Cómo debo comportarme? Define un plan paso a paso. Comunícate contigo en una forma positiva, tus pensamientos determinan como vas a salir de la crisis.

Piensa en las cosas buenas para ti y tu familia, en las que aprendiste de esta crisis. El motivador recomienda ir al cine tres veces al día en una forma imaginaria y revive tus momentos felices. Así se fortalecerá la confianza de seguir adelante y la forma de como mirar las cosas.

Tener esperanza no es creer en soluciones mágicas, sino mantener una visión positiva y creativa que nos dé ánimo y nos impulse a luchar sin descanso para alcanzar la felicidad, la plenitud y la alegría. Recuerda que la fuerza de la esperanza nos elevará por encima de las adversidades y nos llevará donde queremos llegar.”, concluyó.


El motivador ofrece DIEZ recomendaciones para fortalecer la esperanza:

1. Mantén una actitud positiva, sé optimista.

2. Enfócate en la solución y no en la adversidad.

3. Ten fe.

4. Sustituye los pensamientos de derrota, desafíalos.

5. Acepta la situación en la que te encuentras, mírala con amor.

6. Agradece, Dios se manifiesta en el agradecimiento.

7. Ten confianza.

8. Sé perseverante.

9. Reconoce tus fortalezas.

10. Cultiva las relaciones de apoyo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *