Comunidades de Aguadilla siguen en pie de lucha

Por: Gladys Guerra Arcelay

La comunidad Playuela, así como los pescadores de Aguadilla siguen luchando por que se atiendan los reclamos que tienen desde hace un buen tiempo. En el caso de los pescadores, se refiere a las restricciones que tienen por parte del Departamento de Recursos Naturales (DRNA) para operar la villa pesquera luego del paso del huracán María. En el caso de la comunidad de Playuela, los reclamos hacia el municipio se centran en que se puede desarrollar el área sin tener que construir un hotel, como se planteaba desde antes del paso del huracán.
En el caso de la Villa Pesquera, Enrique Rivera, aseveró que la situación en el área no ha cambiado y ahora con la temporada alta de la pesca no prevén que se solucione pronto. El problema que tienen, según explicó, es que están ávidos de arreglar lo que fuera su villa. Buscar lo que haga falta, como máquinas removedoras, y hasta ellos mismos asumir el costo de arreglar el estacionamiento. Sin embargo, el DRNA no les concede el permiso para hacer nada de lo que ellos proponen para que la villa recupere la identidad que tenía pre-María.
Una de las razones por las que no pueden arreglar el edificio que albergaba la villa pesquera es porque el mismo sufrió grandes daños ambientales. El veterano pescador dijo, que llevan desde el paso del huracán esperando por que la agencia derrumbe el local para ellos poder hacerlo de nuevo, pero no ha ocurrido. Ellos tampoco pueden demolerlo, porque el terreno en el que está pertenece al DRNA.
En el caso de la comunidad de Playuela, todo gira en torno a no permitir que se construya el propuesto hotel para la zona. La líder comunitaria Suzette Quiroz, dijo enfáticamente que no se necesita la construcción de este complejo, que probablemente cambiará la calidad de vida de los residentes para desarrollar la economía del lugar.
De realizarse este proyecto, miles de personas pueden verse afectadas. Según explicó Quiroz, en el valle de Playuela viven cientos de familias, que consideran la comunidad como su patio. La lucha para detener y conservar el área se formó en los años 1990 ante la amenaza del cambio.
La joven fue muy clara en que no pretenden destruir ni impedir el progreso en la comunidad, solo que están en desacuerdo con el municipio en como debe llevarse a cabo el proceso.
La construcción de un hotel y casino en el área interrumpiría la vida de las personas que van en busca de un lugar atractivo para acampar y pasear o hacer turismo de bajo impacto.
Quiroz mencionó que hay personas que han desarrollado sus negocios eco amigables en el Valle de Playuela, lo que demuestra que no hay que hacer grandes obras para explotar el desarrollo económico del lugar.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.