Cómo preparar a los niños que comenzarán en una nueva escuela en agosto

 Lic. Nellie Torres – Patóloga del habla y lenguaje

Para el próximo año escolar muchos estudiantes pasarán por la experiencia de comenzar en una escuela diferente a la del año anterior. Si a los adultos nos cuesta ajustarnos a un cambio de trabajo, la situación es mucho más compleja para los niños.  A algunos niños les cuesta ese tipo de cambios y pueden manifestar ansiedad, temor a lo desconocido, además de depresión por tener que dejar atrás amistades y un ambiente seguro, conocido para ellos. 

¿Cómo ayudarlos?

La clave es estar conscientes del estado emocional del niño y propiciar el diálogo. Es importante no mentirles, ser honestos y explicarles por qué fue necesario el cambio, sobre todo para que no sientan que, en cierta medida, el mismo se produce por su culpa. Se debe escuchar al niño y mostrar empatía, pero la conversación debe tomar un giro hacia lo positivo, hacia las oportunidades y experiencias nuevas. Procure llevarlo a visitar la escuela, las facilidades y la localización. 

Esto también puede aportar a una mejor adaptación. Si en la escuela anterior practicaba un deporte o tomaba clases de música o cualquier otra actividad extracurricular, procure mantener la rutina, más aún si en las mismas puede mantener contacto con amigos de la escuela anterior. 

Un caso más complejo

Cuando el cambio se realiza como consecuencia de un fracaso escolar, la situación es emocionalmente más compleja para el niño y para los padres.. En este caso, mientras más pronto se acepte que el niño necesita ayuda para aprender, que no se deben adjudicar culpas, sino buscar ayuda para el menor a través de especialistas que determinen cuál es el problema y cuál es la mejor ubicación escolar para él, mejor será el proceso de adaptación a una nueva escuela. 

¿Es una escuela especializada la mejor alternativa para estos niños?

La escuela adecuada es aquella que se concentre en trabajar con sus retos, con las lagunas acumuladas por años, con toda destreza en rezago que no ha permitido una ejecución escolar adecuada. Es aquella que no hace sentir al niño marginado, lacerando su autoestima, sino que logre que se sienta parte del grupo porque, al igual que él, el resto también está luchando por superar retos en su aprendizaje. Es aquella que le enseñe en la forma en que él pueda aprender. 

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

DRA. ANTONIA NOVELLO Y MAESTROS URGEN A LA VACUNACIÓN DE NIÑOS Y ADOLESCENTES EN LA ISLA

La Dra Antonia Novello, 14ta cirujano general de los EE. UU, urgió hoy como portavoz de  VOCES Coalición de Inmunización y Promoción de la Salud de Puerto Rico, […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: