Cómo ayuda la terapia ocupacional en el paciente de Parkinson

Por: Mariangie Garay, Med., OTR/L
Terapeuta Ocupacional y Presidenta

Según la Asociación Puertorriqueña de Parkinson, se estima que existe una población de más de 20,000 pacientes de Parkinson en Puerto Rico. La enfermedad del Parkinson es un tipo de trastorno del movimiento. Ocurre cuando las células nerviosas o las neuronas no producen suficiente cantidad de dopamina, es un neurotransmisor importante en el cerebro.
Algunos casos son de origen genético pero la mayoría no parece darse entre miembros de una misma familia.
Los síntomas comienzan lentamente, en general, en un lado del cuerpo para luego afectar ambos lados. Algunos síntomas son: temblor en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara.
El mismo aumenta en descanso. También se observa rigidez en los brazos, las piernas y el tronco; lentitud de los movimientos y problemas de equilibrio y coordinación.
“La terapia ocupacional busca que el paciente de Parkinson pueda alcanzar un desempeño ocupacional satisfactorio en las destrezas del diario vivir y que este paciente sea lo más independiente posible en sus actividades cotidianas. Ésto redundará en una mayor autoestima y respeto hacia sí mismo.
Diseñamos un tratamiento de manera que este paciente pueda mantener las aficiones e intereses que tenía antes de que apareciera la enfermedad y que se pueda retrasar su deterioro” explicó Mariangie Garay, presidenta del Colegio de Profesionales de Terapia Ocupacional de Puerto Rico (CPTOPR).
El Colegio celebrará su asamblea anual los días 28 y 29 de junio en el hotel Ponce Hilton y uno de los temas a discutir será la rehabilitación para pacientes de Parkinson.
La terapia ocupacional ayuda en la prevención y corrección de defectos posturales, en mejorar las destrezas manuales y la coordinación motor fino, entiéndase las manos o el uso de la musculatura pequeña del cuerpo.
Otro aspecto que atiende es que la persona pueda disminuir la rigidez y controlar los temblores.
“Al paciente se le entrena para que realice las actividades básicas de la vida diaria como vestirse, su aseo personal, que se pueda desplazar de un lado a otro de la cama, cómo ingerir sus alimentos, entre otras actividades” explicó Garay. Se le asesora a cómo adaptar la vivienda para que sea un lugar más seguro como por ejemplo quitar alfombras, colocar asideros o barras en el baño, quitar muebles que supongan un riesgo de caída, entre otras recomendaciones.
Algunas recomendaciones para el paciente de Parkinson y sus familiares desde la perspectiva de terapia ocupacional son:
•Preparar y colocar la ropa que se va a poner de forma ordenada para evitar que el paciente esté dando paseos innecesarios.
•Utilizar prendas de vestir holgadas y fáciles de poner.
•Vestirse sentado o apoyado en la pared para evitar el riesgo de caída.
Utilizar abotonador cuando sea necesario.
•No utilizar zapatos con cordones.
•Utilizar suela de goma.

•Usar cepillo de dientes eléctrico
•Poner un taburete frente al lavamanos cuando sea necesario.
•Poner una alfombra antideslizante en la bañera o ducha.
Para más información puede escribir al CPTOPR a: cptopr10@gmail.com.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.