Comerciantes y la diversión reviven economía Mayagüez

Por: Gladys Guerra Arcelay

El cambio es inevitable. Pero lo que hace que las cosas no marchen bien para algunas empresas no es el cambio, es no saber adaptarse a ellos. En una economía cuya regla principal es seguir los gustos del consumidor quien no puede proveer, pierde.

Una mirada al casco urbano de Mayagüez puede deprimir a cualquier persona que haya vivido la vibrante actividad económica que allí se desarrollaba en antaño. El comercio en la ciudad no solo se niega a morir, sino que ha buscado una forma de hacer mover al pueblo, y es a través de las empresas dedicadas al entretenimiento, por llamarlas de alguna manera. Estas se caracterizan por ofrecerle a los consumidores algo que hacer con su tiempo libre mientras satisfacen una necesidad que puede ir desde la alimentación hasta ofertas que hacen que las personas disfruten su tiempo libre o tiempo familiar.

Algunas de estas ofertas son patrocinadas por organizaciones o por el municipio. La apertura del Teatro Yagüez y su constante uso para traer la floreciente cultura de teatro que ha experimentado la Isla es clave para que negocios de comida, cafés o “pubs” puedan funcionar, incluso si su público principal no son los estudiantes.
También le brindan una oportunidad a los restaurantes para captar público más adulto que no saldrían de sus casas a consumir de no haber asistido al evento artístico. Lo mismo ocurre con las famosas noches de galería en la que la gente disfruta de actos artísticos y le da una oportunidad a otra clase de empresarios, los del arte a mover un poco la economía de la ciudad.

Mientras, en la zona que se conoce como la Calle Bosque la vibrante comunidad universitaria y en general siguen ayudando con la creación de lugares para recreo y algún que otro café que ofrece a los estudiantes el espacio para cumplir sus necesidades, como el hecho de que puedan tener acceso al Internet.
Ahora bien, el casco urbano no es lo único que ha florecido. Muchos concuerdan que la creación del Paseo del Litoral ha brindado una oportunidad para que se instalen por esa zona diversos pequeños comerciantes. Podemos encontrar los de servicios– como imprentas, ventas de útiles y otros. Pero lo más que resalta son nuevamente los restaurantes.

Más que los turistas, los propios residentes de la ciudad podemos disfrutar de una variada oferta de comidas que van desde la puertorriqueña o criolla hasta la internacional, y para aquellos que no estén interesados en comidas fuertes o en pasar un rato de diversión están los cafés y algunos negocios de bebidas en los que encontrarán buen entretenimiento.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.