Ciudad Museo: Una experiencia de arte urbano en Añasco

El arte puede ser un objeto de culto destinado a los museos y galerías, o incluso puede ser una inversión que, a largo plazo, va a resultar muy rentable si la compra es buena y el artista de reconocido prestigio. Pero al mismo tiempo, el arte puede ser una herramienta de transformación social y mejora de los espacios públicos.
Bajo esa última categoría debemos reconocer el proyecto artístico de Ciudad Museo, una organización sin fines de lucro dedicada a la transformación de las comunidades mediante el arte urbano en el pueblo de Añasco, inspirada en muralistas boricuas como David Zayas o Alexis DÍaz.
La organización se fundó en 2015, y desde entonces han venido desarrollando intervenciones artísticas en diferentes lugares del municipio, así como talleres con jóvenes y otro tipo de actividades educativas centradas en el arte urbano y comunitario.
La idea surgió de la cabeza de Cristopher Pellot y Gabriela Ríos, director y presidenta del proyecto, cuando aún estudiaban en la Escuela Superior. A partir de ahí, y tras registrarse como organización sin fines de lucro, fueron sumando a otros jóvenes, en su mayoría estudiantes del Colegio de Mayagüez con intereses en áreas tan diversas como las artes plásticas, el diseño gráfico, o las comunicaciones.


Actualmente el equipo lo conforman Cristal Romero, Bryant López, Fabián López, Laura Rodríguez, Christian Soto, Adriana Moreno, Brianna Morales, Ailys Matías, Salvador Baiegés e Yviel Valentín. La organización tiene su sede en la Escuela de Bellas Artes de Añasco (Antigua Escuela Bilingüe Sergio Ramírez de Arellano).
En palabras de Cristopher Pellot, “queremos aportar a la educación artística. El oeste no es una zona muy activa culturalmente, por eso queremos ser la semilla que hace la diferencia y motivar a los jóvenes que quieren dedicarse al arte”.
El grupo ha realizado diversas intervenciones en áreas públicas de Añasco, Mayagüez o Aguadilla, algunas de ellas muy reconocidas como el embellecimiento del mirador de Añasco o la participación en el proyecto “Pintalto” con el mural “Los pescadores”, en el Cerro Cabrera de Aguadilla.
Su arte también se puede disfrutar en la plaza pública de Añasco, con un mural dedicado a los agricultores, o detrás de la antigua biblioteca con una pintura en honor a Mariana Bracetti.
Su intención, manifiesta Pellot, es “identificar zonas potencialmente turísticas o áreas abandonadas, para luego rehabilitarlas y sacarlas del olvido para contribuir no solo a esa comunidad, sino al turismo y economía del pueblo”.
Proceso creativo comunitario
Aunque sus pinturas nacen de ideas de sus miembros, Ciudad Museo integra a personas de la comunidad para que sean parte del proceso creativo.
“Solemos hacer convocatorias para que la gente venga de voluntarios. Tenemos como objetivo apelar al aspecto de la educación, no hay herramienta más importante que la educación para echar a Puerto Rico adelante, y el arte puede hacer la diferencia en las comunidades”, señaló el joven líder.
En estos momentos, debido al distanciamiento social, no han podido trabajar con ese sistema. En su último mural, realizado en la fachada de su sede, el Taller de Arte Ciudad Museo, en la Escuela de Bellas Artes de Añasco, “estuvimos en colaboración con el equipo, pero sin voluntarios”.
El mural tiene por título “Manos a la obra”. “Es una recopilación de diferentes elementos de otros murales, un collage de distintos elementos que identifican a Ciudad Museo”, informó Pellot.
Con motivo de la pandemia y la imposibilidad de ofrecer talleres presenciales, Ciudad Museo ha lanzado una campaña en internet para lograr recaudar el dinero necesario para cubrir gastos y mantenerse operativos. La iniciativa, lanzada en la plataforma de micromecenazgo GoFundMe, lleva por título “Artist VS Covid”, y la idea es poder recaudar $3,000 durante agosto.
Además de este tipo de acciones de recaudación de fondos, el colectivo se financia haciendo trabajos para negocios, o gracias a subvenciones de instituciones.
Arte y educación


A pesar del distanciamiento social, Ciudad Museo continuó su misión educativa durante la pandemia mediante talleres y conversatorios virtuales en sus redes sociales.
“Desde mayo hasta agosto estuvimos entrevistando a artistas locales de gran impacto en el muralismo. También en julio, todos los sábados, hicimos talleres gratuitos a través de las redes. Los talleres y las entrevistas se dieron gracias al respaldo de Fundación Flamboyán y Proyecto Refugio”.
La dimensión pedagógica del arte para Ciudad Museo es muy importante. Por eso, los recortes producidos en los programas de Bellas Artes del Departamento de Educación resultan preocupante para sus miembros.
“Es lamentable el que las artes no se desarrollen. Tenemos mucho talento, pero cuando se recortan los fondos van siempre a por las artes. No sólo en educación, también en el Instituto de Cultura Puertorriqueña. Esos cambios afectan a los estudiantes, a la comunidad y al país. En Ciudad Museo queremos ser ese factor de cambio que contribuya que esta y futuras generaciones se puedan desarrollar en el arte. El arte no te ayuda solo en la práctica, sino en lo emocional: es de las materias más esenciales que un ser humano puede practicar”.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

JENNIFFER GONZALEZ ANUNCIA $5.9 MILLONES EN FONDOS FEDERALES PARA UNIVERSIDADES DE LA ISLA

La comisionada residente, Jenniffer González Colón, anunció un total de  $5,996,198 para instituciones universitarias en la isla bajo los programas federales de Servicios de Apoyo al Estudiante […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: