Caño Boquilla un tesoro natural en Mayagüez

Entre los muchos atractivos de Mayagüez sus parajes naturales no son siempre lo primero que a la gente le viene a la cabeza al hablar de la Sultana del Oeste.
Sin embargo, el municipio cuenta con lugares de alto valor ambiental como la Reserva Natural del Caño Boquilla, un paraíso ecológico en el barrio Maní.
Este espacio natural fue el primero en ser declarado reserva natural en Mayagüez, en el año 2002. El caño o estuario se extiende desde Punta Algarrobo, en Mayagüez, hasta el Caño La Puente en el municipio de Añasco, incluyendo la desembocadura del Río Grande.
Además de la extensión en tierra, la reserva incluye 9 millas náuticas en la zona marítimo-terrestre frente a la Reserva.
Debido a su alto valor ecológico y al trabajo de la organización Mayagüezanos por la Salud y el Ambiente (MSA), quienes llevan protegiendo el estuario desde 1989, la reserva fue protegida por el Departamento de Recursos Naturales, lo que permite que diversas especies de flora y fauna puedan vivir y desarrollarse sin el peligro de la presencia humana.
Delfines, tortugas tinglar y carey o manatíes son algunos de los animales que frecuentan la reserva y su bosque pantanoso. En total, los biólogos han logrado catalogar en la reserva natural hasta 29 especies de aves, así como reptiles, anfibios, peces y crustáceos, y una amplia y variada flora compuesta por manglares, palma real, helechos, bejuco de palma y jagüey blanco, entre otras, que los botánicos se han encargado de catalogar y proteger. El área natural de Caño Boquilla, debido a este alto valor en animales y plantas, fue zona frecuentada por los pobladores indígenas de la región. Debido a esa presencia histórica, la reserva de Caño Boquilla tiene un gran valor arqueológico gracias a la presencia de yacimientos donde se han encontrado objetos y materiales de los primeros puertorriqueños.
El ecosistema del caño tiene, además, beneficios en la calidad de vida para las comunidades de la zona: permite frenar las inundaciones, así como mejorar la calidad del agua y controlar la erosión del suelo.
Desde el año 2008, el Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, junto a MSA se ha dado a la tarea de conservar y proteger la Reserva Natural para beneficio de la presente y futuras generaciones.

Amenazas a la Reserva Natural de Caño Boquilla

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos para proteger la zona por parte del colectivo MSA y Sea Grant, la reserva ahora se ha visto amenazada por diversos motivos.
Algunos son problemas de origen natural, como la presencia de especies invasoras que atentan contra la supervivencia de algunas especies de la reserva, y que ponen en peligro algunas de los beneficios del ecosistema.
Así, especies invasivas como la Zarza Negra están creciendo y apropiándose del borde del cuerpo de agua en curso, compitiendo con otras especies, reduciendo el flujo de agua y aumentando los niveles sedimento en el área. Estas condiciones dificultan la convivencia y desarrollo de la biodiversidad que habita en el Caño.
Pero también la reserva enfrenta problemas originados por el ser humano.
Por un lado, los defensores ambientales y voluntarios denuncian que el pulguero del Maní provoca la generación de residuos sólidos que son vertidos al suelo de forma irresponsable, contaminando el área y afectando la salud del ecosistema. Entre los materiales recogidos del área en las actividades de limpieza, se ha encontrado material vegetativo, madera, planchas de zinc, styrofoam, plástico, cartón, pedazos de inodoro y tanques de gas.


Por otra parte, la Oficina de Gerencia y Permisos (OGPe) está tratando de sacar adelante un proyecto que supondría la extracción de arena (600.000 metros cúbicos) en el barrio Añasco Abajo.
Aunque este proyecto no está dentro de los límites de la reserva, los ambientalistas argumentan que al estar justo en el límite puede afectar al humedal, a la zona de anidaje de tortugas, lo que supone una mayor erosión costera y una amenaza para este hábitat de especies en peligro de extinción.
Esto podría provocar mayores riesgos de inundación en las comunidades del barrio Añasco Abajo y el Sector Playa en Añasco, así como en el área de Jardines del Caribe y Santa Rosa de Lima en Mayagüez.
Para ello, solicitan vistas públicas antes de aprobarse el proyecto, y tratar así de evitar problemas como los que ya se han vivido en otros municipios como Rincón.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Alcalde de Arecibo se prepara para comenzar cuatrienio

Comenzando el primer cuatrienio de administración en Arecibo, el alcalde electo por el Partido Popular Democrático (PPD), Carlos “Tito” Ramírez Irizarry, anunció los grandes retos […]
¡Suscríbete!

para recibir el Periódico Visión gratis cada semana en tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: