Cambio de perfil agricultor mejora la industria

Por Gladys Guerra Arcelay

El semanario Visión tuvo la oportunidad de entrevistar al secretario de agricultura, el agrónomo Carlos Flores Ortega, en una actividad privada del área oeste. En la misma, nos hizo una especie de radiografía del estado de situación de la actividad agrícola y los trabajadores de la industria en la actualidad luego del paso del huracán María. Y es que, según su criterio, la experiencia del paso del fenómeno atmosférico y la resiliencia de los agricultores han ayudado a la población apoyar mucho más los productos del país y a que se unan a las filas de la industria personas que antes no estaban dispuestas a trabajar como agricultores, porque veían como progreso trabajar en industrias manufactureras o farmacéuticas.
Flores Ortega explicó que gracias al tesón de este nuevo grupo de agricultores se pudo terminar de exportar plátanos a los diez meses que pasó el huracán, lo mismo con las hortalizas y otros tipos de hierbas que se ven los huertos hidropónicos. La producción salió tan bien que la agencia pudo recomenzar el programa de mercados familiares al año del paso de María en 61 pueblos y pronto podrán ofrecer el servicio en doce pueblos adicionales.
Pero, una de las tendencias que más cambian y mejoran el perfil de los agricultores del país, es que las personas que están supliendo estos alimentos son jóvenes que han encontrado en la agricultura otro estilo de vida para ellos y sus clientes, pues con las fórmulas que utilizan para crecer sus cosechas, educan a los consumidores sobre cómo se pueden producir mejores productos comestibles.
Para Flores Ortega, dos cosas le llaman mucho la atención. Una es que por ser más jóvenes los agricultores tienen menos miedo de arriesgarse a trabajar la tierra con cultivos que no son endémicos del país o que pueden ser más complicados. Uno de ellos es el caso del cacao, que por primera vez se está produciendo en masa en el país, ya sea para venderlo directamente a la procesadora o para prepararlos ellos mismos y distribuirlos como se hace en la industria del café.
Los nuevos agricultores también se han arriesgado con plantaciones de panas y otras hortalizas. Las que en el pasado se consumían localmente, pero no tenían despunte como para que se pudiera suplir en las cantidades que exigen los supermercados para poder tener la estabilidad que ellos necesitan.
Finalmente, lo que mas asombra al secretario es el grupo de mujeres jóvenes que se están dando a la tarea de reclamar la agricultura como modo de sustento económico. “Nos han sorprendido la cantidad de proyectos, por eso tuvimos que hacer un grupo de agro empresarias en el Departamento de Agricultura. Ya tienen representantes en las ocho regiones y tiene sobre 200 miembros”, expresó el agrónomo.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.